Declaración de intenciones

ME INTERESA EL FUTURO PORQUE ES ALLÍ DONDE ESPERO PASAR EL RESTO DE MI VIDA.
Si pienso en el futuro tengo 35 años para trabajar como médico rehabilitador, y en ese tiempo espero que haya innovaciones.

La rehabilitación de Britney Spears no es el futuro de la MFYR.

El futuro de la rehabilitación no pasa por el octavo redescubrimiento de la electroterapia.


El progreso de la rehabilitación no pasa por fisioterapeutas con más mános o con manos más sensibles.

Me interesa el futuro porque es allí donde espero pasar el resto de mi vida.
Del futuro de la medicina física y rehabilitación me interesan las cosas que se pueden hacer mejor y las que nunca se han hecho antes. Esto es así porque pienso que solo haciendo lo que nunca se ha hecho puede lograse lo que nunca se ha logrado, por tanto para conseguir lo imposible hay que aventurarse en lo desconocido. Nunca se ha logrado acabar con el sufrimiento humano y la discapacidad causada por el envejecimiento, la enfermedad, accidentes o malformaciones y alteracones congénitas. Esa es nuestra imposible lucha y nuestro trabajo, y para esta lucha es necesario contar cada vez con mejores armas.
Ahora mismo hay grandes posibilidades de progreso para la especialidad de medicina física y rehabilitación. Esto es así porque puesto que no ha habido apenas mejoras durante las últimas décadas el potencial es aún mayor. Mientras que en otras especialidades médicas la ciencia y la tecnología hacen aportaciones frecuentes las novedades en rehabilitación son excasas. De los cuatro pilares de la medicina: prevenir, diagnosticar, tratar y rehabilitar, es la rehabilitación el más facilemente olvidado por los presupuestos de sanidad.
Lo desconocido de la especialidad para muchos colegas son las terapias con realidad virtual y biofeedback basado en videojuegos, la telerehabilitación, la rehabilitación asistida por robots, la tecnología asistencial, las aplicaciones de tecnologías de la información y la comunicación a reahbilitación, las neuroprótesis y neuroimplantes, la ingeniría tisular y otras novedades. Ese parece el futuro más inmediato si queremos mejorar algo. Yo estoy por las mejoras e innovaciones. Tanto diagnósticas como la ecografía o las pruebas de análisis del movimeiento de biomecánica, pasando por pruebas neurofisiológicas, como terapeuticas y de organización y gestión. Por último estoy con las pequeñas mejoras para el día a día que suponen romper con paradigmas y costumbres no racionales.
Incorporar algunas técnicas de medicinas alternativas o tradicionales me parece una posibilidad a revisar con criterios de MBE, no lo descarto aunque dudo y soy bastante escéptico. No pienso que exista ninguna energía indetectable que se pueda usar para curar a través de las manos. No conozco ningún estudio físico teórico o experimental para buscar otra energía aparte de las conocidas y aunque encontraran el bolsón de Higgs pienso que es imposible que un terapeuta pueda sacar algo útil del bolsón para tratar el dolor o paliar una discapacidad.

El futuro de la rehabiltación no pasa por fisioterapeutas más hábilies o con métodos más incomprensibles, tampoco por técnicas de electroterapia más complejas…

El futuro, es impredecible y hablar de él es anticientífico, pero viendo en qué se investiga se puede saber por donde irán los tiros.
Trabajaré como médico rehabilitador durente 35 años si todo va bien, y en ese tiempo espero ver novedades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: