Twendy One, robot asistencial para personas con discapacidad que lo hace todo.

Japón y la robótica están muy íntimamente unidos. Un país que debe importar practicamente de todo es sin embargo exportador de tecnología e ideas. Tienen varias marcas de choches, videojuegos, ordenadores portátiles. Dedican el 7 por ciento de su producto interior bruto a investigación. En el campo de la robótica el gobierno japonés ha dado ya un aviso: no quieren robots curiosos para exposición sino productos de mercado para los proximos años. Antes de que otros países ocupen esos nichos de mercado que los especialistas en la predición del futuro a corto plazo preveen.

Uno de los problemas de Japón, o una de sus virtudes, según se mire es tener la mayor esperanza de vida de todo el mundo. Esto tambíen trae consigo otro problema y es que cuantos más años de vida más años de vida con discapacida asociada a la edad.
Eso mismo sucede en España, Italia y otros países. Para cuidad ancianos y personas con discapacidad la solución española es contratar a inmigrantes, mano de obra barata y a menudo sin papeles. En su mayoría mujeres de origen ecuatoriano y otros países. Eso es una solución parcial ya que esas mismas mujeres a la larga envejecerán y necesitarán a inmigrantes aún peor pagadasa para que las cuiden o traerán a su vez a sus propios padres mayores para cuidarlos.


El hombre más viejo del mundo, Tomoji Tanabe, ha cumplido 113 años y dice que todavía no quiere morir.
Este anciano nipon entró en junio del año pasado a formar parte del libro Guinness de los récords como el hombre más viejo del mundo.

En Japon sin embargo la solución de la inmigración ni se les pasa por la cabeza. Es un pais superpoblado y de alguna forma racista ya que salvo una etnia tracicional japonesa y algunos Koreanos y occidentales que no llegan en total al 3 por ciento de la población los japoneses son racialmente japoneses desde el Kimono o Hakama al Ikebana. Y al igual que pasa aquí las mujeres se incorporan al trabajo y renunciar a esto es renunciar al menos de la mitad de los mejores trabajadores. Y si las mujeres ya no cuidan de los ancianos o de los hijos con discapacidad, lo de la inmigración ni se les pasa por la cabeza pues lo que se les ocurre es la tecnología. Así ya se habían visto antes sistemas de monitorización para ancianos que detectan cuando se sientan, cuando duermen, cuando se caen y registran su tensión arterial o su glucemia. Si alguno de estos aparatos detecta algo raro los familiares reciben un mensaje de texto directamente.
Pero ahora ya vamos un paso más allá y desde los primeros robots asistenciale que recordaban tomar la medicación o enrentenían pasamos al sueño de la humanidad de tener una herramienta-esclavo que nos haga todo y nunca se canse. Ya lo decía Aristóteles que si las herramientas pudieran trabajar solas los hombres se liberarían de la carga del trabajo para poder hacer cosas más interesantes. También aparece en el mito judío del Golem, un gigante de barro que construyó un rabino para que fuera su esclavo.


Paul Wegener clásico cine mudo alemán.
The Golem: How He Came into the World, 1920
(Der Golem, wie er in die Welt kam)

TWENDY-ONE es un robot asistencial o “esclavo doméstico” que lo mismo te prepara un sanwich que ayuda a levantarse al abuelo. Saldrá a la venta en los próximos años. Tal vez en el futuro todos tengamos nuestro Golem.
Y bien, estamos acostrumbrados a que el avión lo lleve un piloto automático y aun así aveces fallan e incluso acostumbrados a que los cuidadores de ancianos o personas con discapacidad los maltraten. Sale a diario en las noticias y no llaman mucho la atención. ¿Qué pasaría si una de estas máquinas se ve envuelta en algún accidente en el que muera o sufra daño alguna persona? ¿Estamos preparados para asumir el fallo de la máquina? ¿Estamos preparados emocionalmente para ser cuidados por una máquina en lugar de por una persona?

Varios grupos de investigadores japoneses apuesan a que sí. Ri-man es otro robot asitentecial de la universidad de Riken
Ri-man, el robot blandito que puede llevar a una persona

Ri-man, el robot blandito que puede llevar a una persona

Por otro lado Paro Robot es una foca de peluche robotizada que anima y acompaña emocionalmente a ancianos con demencia o niños hospitalizados por ejemplo a la vez que monitoriza algunas funciones cognitivas y capacidad de respuesta. Básicamente es un estímulo psicológico y emocinal. Algo parecido podria hacer un perrito y de hecho se han utilizado mascotas con este fin. El engorro es meterlos en un hospital y que se comporten como es debido.

Paro Robot
Lo de terapia con animales o zooterapia puede consultarse en Wikipedia

Y bueno ahí os dejo los vídeos de Twendy-One y los sitios donde podeís encontrar más información.

Vídeos demostrativos Twendy-One:
http://www.youtube.com/watch?v=-xeb3ZENkoc&NR=1


http://www.youtube.com/watch?v=6sq3l8Wlfbo


Twendy-One

Fuente de la noticia:
http://www.medgadget.com/archives/2008/12/would_you_trust_your_patients_to_twendyone.html

Página original en japonés.
http://twendyone.com/ Con tradución a inglés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: