El 25 por ciento de los mayores de 65 años, altamente dependientes y cuidados en su domicilio, podría sufrir algún tipo de maltrato.

El 25 por ciento de los mayores de 65 años, altamente dependientes y cuidados en su domicilio, podría sufrir algún tipo de maltrato.


El 25 por ciento de las personas mayores de 65 años, altamente dependientes y cuidadas en su domicilio, podría sufrir algún tipo de maltrato. “A mayor edad y mayor grado de dependencia, mayor es el riesgo de que las personas mayores puedan sufrir algún tipo de abuso”, según el doctor Francisco Sánchez del Corral, secretario de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).

El doctor Sánchez del Corral ha explicado que la sospecha no implica necesariamente la existencia de un maltrato al mayor, “aunque se debe conocer la elevada prevalencia de este problema y tener una actitud sensible ante él. Cuando exista esta sospecha de maltrato debe hablarse en primer lugar con el trabajador social que atienda al anciano y con el equipo de Atención Primaria, que conoce bien a su paciente y tiene acceso directo a él”.

Este experto ha dirigido un amplio estudio sobre el maltrato en personas mayores y altamente dependientes que son cuidados en el domicilio familiar. Los resultados del mismo han determinado que el principal tipo de maltrato que reciben este tipo de pacientes es la negligencia (16,4 por ciento), seguidos del abandono (7,7 por ciento), el abuso psicológico (3,1 por ciento), la explotación financiera (1,5 por ciento), el abuso físico (1 por ciento) y el abuso sexual (0,2 por ciento).

El secretario de la SEGG advierte de la importancia de conocer las definiciones de los diferentes tipos de maltrato, antes de entrar a valorar estos datos. Así, el Centro Nacional Americano de Abuso al Anciano, define la negligencia como el rechazo, negativa o fallo para completar cualquier parte de las obligaciones o deberes a un anciano, de forma voluntaria o involuntaria. El abuso se describe como la deserción o abandono por un individuo que ha asumido el papel de cuidador o por la persona que tiene la custodia física. Esto incluye no aportar medidas económicas o cuidados básicos como comida, hidratación, higiene personal, vestido, cobijo, medicinas, confort, seguridad personal o cualquier otro tipo de atención incluida en una responsabilidad que puede ser explícita o acordada.

Via: elmedicointeractivo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: