La rehabilitación y medicina física durante los próximos 40 años.

Portada del libro: los próximos 50 años: el conocimiento humano en la primera mitad del siglo XXI. Donde algunos de los autores de los campos mas relevantes de la ciencia y la cultura nos cuentan sus ideas sobre el futuro. Muy recomendable.

40 años son los que un médico residente dedicará a la rehabiltación desde el momento en el que empieza hasta su jubilación, además de los 6 ó 7 que le haya llevado hacer la carrera y acceder a la formación especializad. ¿Cambiará algo durante ese tiempo? Suponemos que sí, pero ¿cómo? ¿Qué cosas? ¿Hacia donde va la rehabilitación?
Oímos muchas cosas sobre el futuro de la medicina. Cómo será el futuro de la rehabilitación. Aveces preferirímos que las cosas no cambiasen, eso es mucho más cómodo para nosotros en general, pero los cambios suceden, a peor o a mejor.
Dentro de 40 ó 50 años sermos más viejos si es que somos algo más que polvo. Tal vez tengamos la desmemoria de olvidar que fuimos jóvenes. Los jóvenes siempre intentan cambiar cosas, siempre creen poseer la verdad. Siempre juzgan el presente con ideas del futuro. Los mayores en cambio juzgan el presente con ideas del pasado y pueden afrontar el futuro de distintas formas. “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.” (Victor Hugo)

Empecemos por los cambios a peor:

La visión más negra para los médicos rehabilitadores sería la de fisioterapeutas como consultores directos de otros especialistas médicos, con la especialidad abolida en España y el mundo y nosotros los médicos rehabilitadores obligados a reconvertirnos en ellos o en médicos de otra cosa, y ellos tratando de ser como nosotros. Al poco tiempo pedirían tener auxiliares de fisioterapia y volveríamos a la lucha. Los auxiliares de fisioterapia querrían ser considerados como fisioterapeutas. Eterno ciclo de los más contra los menos. Pero con la cuestión de que la medicina ya estaría fragmentada. La unidad de la medicina y su formación y las fuerzas centrífugas que tienden a disgregarla son luchas constantes a lo largo de los siglos.

Cambios de este tipo, dar más autonomía a los fisioterapeutas servirían para que fueran otros los encargados de hacer exactamente lo mismo, es decir, son cambios en la formación de a quienes les corresponde hacer una cosa un otra pero todo lo demás igual.. El diagnóstico del fisioterapeuta en el mejorcísimo de los casos llegaría tan lejos como el diagnóstico de los médicos rehabilitadores. Tal vez, y viendo hacia donde parece ir la fisioterapia se haría más osteopatía, quiropraxia, Kinesiotapping, Reiki, Shiatsu, terapias basadas en teorias propioengañocobroceptivas y las modas que vengan o estén por venir. Cualquier cosa que entretenga a los pacientes mientras la naturaleza siga su curso con tal de que sea barata para la gerencia y cualquier otra cosa de los miles de cursos con distintas técnicas que son lo que hay en fisioterapia ahora. ¿Cuales sirven de verdad y cuales solo entretienen como he dicho? pues..: ¿Hay alguna investigación en fisioterapia? ¿Alguna tendencia hacia la Fisioterapia Basada en la Evidencia que pudiera favorecer el desarrollo de esta parte de la medicina como una ciencia? Hasta donde sé la mayor parte de la ciencia hecha para fisioterpia la han hecho médicos. Y dá igual quien la haga porque la ciencia es solo una, pero sí que es inamovible que la ciencia y el enfoque científico es la única forma de que las cosas progresen de veras. En eso soy irreductible. El resto es dar palos de ciego,aceptar la tradición o prubas empíricas sesgadas.
E·s mejor que nos quedemos como estamos si no queremos abrir la caja de Pandora del todo vale y los tratamientos a la carta sin base científica alguna. El futuro va de la mano del enfoque científico o no va a ningún lado. Sin duda puede haber cambios en la regulación de las especialidades dedicadas a la rehabilitación y sus atribuciones, pero esto cambia el nombre de quien hace las cosas, y no las cosas que se hacen. Si algún fisioterapeuta con enfoque cientifico llega a leer le ruego me disculpe, siempre se miente un poco cuando se exagera. Yo estoy de tu lado, no en contra. Si estás del lado de la ciencia estoy contigo.

Otra visión intermedia, pero tambíen negra es: “Todo sigue como hasta ahora” Es decir que los médicos rehabilitadores seguimos haciendo hojas de tratamiento con infrarrojos y masaje mecánico y unos ejercicios para una lumbalgia y los fisioterapeutas encienden la máquina y después hacen lo que les da la gana o lo que pueden en el mejor de los casos. Y cuando nos encontramos a alguien con una gran discapacidad pues que lo muevan, lo ayuden a mover, le hagan que se mueva, pero poco más. Tal vez algún método con nombre propio de alguna escuela austríaca de la posguerra mundial. Según mi libro de historia de la medicina de Laín Entralgo en la Edad Media el tratamiento para la lumbalgia eran friegas de estiercol de cerdo poniendose al sol y palmadas en la espalda dadas por otra persona o con la ayuda de un escobón. Como la caca de cerdo caliente emite radiaciones infrarrojas pienso (de forma paralógica, eso sí) que muchos de los tratamientos que prescribimos habitualmente son una caca. Pero tampoco son mejores los que ofrecen algunas de las más exclusivas clínicas de fisioterapia privadas. Tan solo son más caros y presentados de mejor manera con lujos asiáticos y ornamentación pseudocientífica o mística. Al paciente le funcionan porque se siente bien y al dueño de la clínica le funcionan económicamente, punto. Y en la pública funciona hacer lo que se ha hecho hasta ahora y no molestar a la gerencia con peticiones de más material o personal.
Respecto a otras especialidades como terapia ocupacional tendríamos que esperar al menos que se les reconociera más su labor en el futuro. Del enfoque social de la rehabilitación habrá que esperar a tener mejores políticos y a que nos llegue el dinero para poder hacer lo que todo el mundo piensa que es justo pero nadie sabe muy bien cómo pagar.

En otra visión más dulce de la especialidad se encuentran evidencias de efectividad para todos los tratamientos tal y como los hacemos y aunque no cambia nada respecto a los resultados (aveces si, aveces no) estamos todos más tranquilos haciendo lo mismo que en los 40 años anteriores. porque ya tenemos pruebas de que era bueno lo que hacíamos Tampoco pienso que esto pueda ocurrir. Por el contrario el futuro de la especialidad más probable es aquel en el que la evidencia nos obliga a abandonar algunos tratamientos y sobre todo algunas indicaciones a las que hemos ido por inercia. ¿Estaremos preparados para hacerlo cuando llegue el caso? Imagina, 30 años poniendo electrodos para descubrir que no has conseguido nada que un chaman bailando y echando humo no hubiera logrado. Tendremos que buscar otros tratamientos nuevos para cubrir esos huecos si somos capaces de renunciar a lo clásico pero ineficaz o simplemente hacer otros tratamiento distintos para los que aún no haya evidencia hasta que se demuestre o se descarte. elnuevo tratamiento (tambíén pñodemos hacernos los locos con lo que diga la evidencia y seguir como hasta ahora, que es una postura bastante común,
es lo que se llama grado de evidencia I A + o paradigmática, “esto sigue así porque así ha sido siempre”). Yo espero un futuro en el que nuevos tratamientos vengan a sumarse al arsenal de la especialidad, a los recursos terapeuticos que son las manos humanas y los medios físicos que ya conocemos (frío, calor, electricidad…) Y por tanto tambíen me temo que algunos tratamientos caerán en desuso.
¿Cuales serán esos tratamientos nuevos que reemplacen a los que hacemos ahora?
Personalmente he descartado que los fisioterapeutas del futuro tengan 6 ó 7 dedos por mano y cuatro brazos o que depuren las técnicas y métodos hasta lograr milagros. Si que espero que se regulen las medicinas manuales, pero no pienso que vayan a conseguir ser mejores de lo que el mejor de los especialistas en medicina manual ha logrado, y eso es poco. Al menos para mí. Intento llegar más lejos, poder conseguir cosas con la rehabilitación que aún no se hayan logrado. Esa es mi esperanza para los próximos 40 años. ¿Cómo conseguir cosas que aún no se han logrado? Lo primero es hacer cosas que aún no se hayan hecho, aventurarse en lo desconocido para llegar a lo improbable.
Y sobre las terapias manuales, espero que se pueda lograr regular las técnicas manuales cogiendo lo bueno que tienen y apropiándoselo para la fisioterapia y la rehabiltación medica. Eso de los quiroprácticos y osteópatas sin títulos reconocicos en España y otros muchos países es una chapuza que no deberia tolerarse más. ¿Reconocer a un nuevo especialista? Pues, no es mi opinión, pero tambíen sería otra posibilidad, siempre y cuando pase por el aro de demostrar que sus teorías sobre la enfermedad son compatibles con lo que se conoce en ciencia y sus terapias tienen plausibilidad biológica. Esto me lleva a otra pregunta que me parece interesante: ¿puede venir el futuro de la rehabilitación de las medicinas alternativas? ¿Todos esos estudios sobre acupuntura harán que al final se introduzca en la práctica habitual? Lo digo porque la acupuntura es una de las terapias alternativas más estudiadas científicamente y que ya se aplican en algunos sitios.

Sobre otras terapias alternativas:
¿algún físico descubrirá un bolsón de Higs descarriado que suponga alguna forma de energía en la que meter la mano y sacar un tratamiento eficaz? Lo dudo. No pienso que haya más energías físicas, ni que se vayan a descubrir, no hay meridianos de energia, ni campos de fuerza, espíritus o poderes mentales que sirvan para curar. Ni el chi ni el elam vital ni nada de nada. Si los hubiera deberían poder ser detectados, comprendidos, demostrados, se manifestarían de alguna manera. Tan solo algunas pinceladas de las medicinas alternativas merecen la pena, y no , aunque sería más fácil, no hay magia. Si algo de las medicinas alternativas funcionase como debería si fuera tan correcto tendría que dar lugar a teorías científicas que cambiasen nuestra forma de pensar. Dejarían de ser alternativas y pasarían a ser propiedad de la ciencia también.

Para mí el futuro de la especialidad, nuestra especialidad, está ligado al futuro de la medicina. ¿Cómo es ese futuro? Oímos por todas partes que la historia clínica electrónica llegará, la prescipción electrónica, la telemedicina, la revolución de la informática médica.
¿Será este también el futuro de nuestra especialidad? Seguramente sí. Aunque siempre puede suceder, como algunos insinúan que el presidente Zapatero, Obama y Esperanza Aguirre terminen por llevar a España (y al mundo) y al mundo a una guerra mundial. Quiero decir, si no hay ninguna catástrofe el progreso seguirá hacia adelante y las previsiones y preparativos harán que se cumpla lo que se ha anunciado.
Oímos tambíen constantemente descubrimientos en terapia con células madre, descubrimientos sobre genes y proteínas, modelos tridimensionales digitales del cuerpo humano, implantes electrónicos, fármacos dirigidos a la diana, nanotecnología, neuroprótesis, ingeniería tisular, pruebas de imagen tridimensionales de alta resolucion y otras cosas. ¿Tienen estas cosas algo que ofrecer a la rehabilitación?
Probablemente en el futuro tengamos pacientes tratados con técnicas de este tipo pero podemos hacer varias cosas ante esto: primero, cambiar nuestro protocolo habitual de movimientos activos, pasivos y resistidos hasta 30º y sin abusar, que el tejido geneticamente modificado en contacto con el neurochip electroestimulador es muy sensible. o también hacer cosas nuevas en rehabilitación que nunca se hayan hecho.

Suena raro, pero estoy hablando del futuro, de 40 años hacia el futuro. Esas técnicas se aplicarán en la medicina ¿y nosotros qué?, ¿seguiremos haciendo lo mismo? ¿Te parece excesivo pensar que en la medicina se incorporaran nuevos avances como esos? Bueno, hace 40 años no se conocía la estructura molecular del ADN ni se nos había ocurrido pensar en que tendríamos un ordenador portatil y un teléfono móvil o que las microondas servirían para preparar la comida, no teníamos más que la aspirina y la morfina y aún no se habían puesto protesis de hombro y cadera ni se había sintetizado la insulina humana. Pero, volviendo a la idea, aunque llegaran pacientes tratados con la más moderna técnica ¿podríamos seguir haciendo lo mismo pero con otros protocolos o podríamos pensar que habrá cosas nuevas que hacer?.

¿Por qué es importante que nos planteemos siempre cómo será el futuro?

Es importante, al menos desde mi punto de vista que los residentes de rehabilitación y medicina física se planteen cómo esperan que sea la especialidad en los proximos años. Tambíen es importante que se lo planteen los que hacen programas de estudios u organizan la formación de esos residentes, los médicos rehabilitadores más curtidos. Para quien está la principio de su carrera profesional, y para quien está al final el futuro es importante. Para los primeros porque lo van a vivir y aplicar en su trabajo, para los segundos porque el planteamiento de cómo será el futuro de la medicina física y rehabilitación debe contar con su experiencia y opinión, con su guía y sea como sea, incluso aunque el hijo salga díscolo: contar con su beneplácito o conformidad con acuerdo o sin él. Esperemos que sea con él, que el progreso de la especilidad les enorgullezca y dignifique, ya que quieran o no todo se hace sobre los ciemietos que pusieron. otros Para quienes son pacientes es tambíen importante que se planteen y nos cuenten cómo esperan que sea la rehabilitacíón, si alguno lee esto le animo a comentar sus impresiones. ¿Qué esperan del futuro? Mayor accesibilidad, mejores y mayores ayudas sociales, la cura de la fibromialgia, la desaparición del dolor, la regeneración de las neuronas… En lo posible habrá que hacer que las posibilidades y las expectativas concuerden.
En los proximos 10 ó 20 años. ¿Piensas que habrá historia clínica electrónica? ¿Sí? Bien, entonces vete haciendo un curso de informática si no sabes usar el ordenador ya, plantea hacer cursos de informatica para médicos especialistas en formación, incluir estas cosas en los programas, lo que sea. Si avisan de que podrá llover ten preprado el paraguas. ¿Habrá que escribir en un teclado? Pues a practicar, aunque tal vez tengamos programas para reconocimiento de la voz o tableros digitalizadores que conviertan nuestra escritura normal en texto. Tal vez hay que empezar a saber que esas cosas existen y cómo funcionan.

¿Habrá algún cambio en pruebas diagnósticas? se hacen pruebas biomecánicas, análisis instrumentales apoyados en ordenadores del movimiento humano y del equilibrio, se hace electromiograma funcional y ecografía. Ahora es el momento de aprender todoe eso, de facilitar que los futuros médicos puedan aprender todo eso, de empezar a hacer todo eso.

¿En terapeutica? Uff, hablan de terapia con realidad virtual, robótica, interfaces entre el cerebro y la prótesis,… ¿Serán chorradas? tal vez durante los proximos 10 años aún estemos a salvo ¿se las habra pasado la vena antes de mi jubilación dentro de 40 años? puede pensar quien esté al fina de su carrera. Tal vez no, y ¿entonces? ¿qué harán en los últimos años de trabajo quienes no quieran tocar un ordenador?

Mi punto de vista:
Tal vez deba prepararme para todas estas cosas sobre el futuro, almenos es lo que pensé al ver que las revistas científicas de investigación sobre la rehabilitación le daban tanta importancia.: rehabilitación asistida por robot, rehabilitación virtual, telerehabilitación. No podía seguir soportando tantas cosas que no me gustan sin plantearme cómo podría ser el siguiente episodio de la rehabilitación y medicina física y al buscar sobre el futuro es lo que me encontré. Muchos compañeros especialistas tendrán que confesar que tal y como es ahora la especialidad tiene demasiados defectos (¿alquien se atreve a comentar algunos y cómo espera que se puedan solucionar?). Bien, podríamos esperar que las cosas no cambien durante los proximos 40 años pero que para cuando nos jubiliemos, envejezcamos y tengamos problemas de salud, o si tenemos un accidente o enfermedad antes sería mejor que las cosas progresen muy deprisa para poder tener mejores tratamientos de los que tenemos ahora. Muchas personas tienen ya su salud dependiendo de este desarrollo. Tal vez haya que buscar esos nuevos tratamientos ya, y seguramente tengamos que hacerlo nosotros mismos. ahora y en esta generación. Tal vez podamos reinventar la electroterapia por octava vez pero me temo que las terapias nuevas que podemos incluir durante los proximos 40 años vienen de lugares desconocidos e inexplorados, de tecnologías nuevas que no estaban lo sufientemente maduras o no existian cuando quienes ahora representan ala rehabilitacíon se comenzaron.

Cada época tiene su tecnología nueva que aplicar.
¿Tiene la tecnología del presente algo que aportar a la rehabilitación del futuro?

Si es así, para conseguir llegar más lejos de lo que otros llegaron hay que hacer cosas que nadie ha hecho, y para conseguir lo imposible hay que adentrarse en lo desconocido. La tecnología es algo que desconocemos, estudiamos medicina, no ingeniería, pero tambíen es algo que necesitamos. ¿Tiena la ingeniería biomédica algo que aportar a la rehabilitación? Yo pienso que sí. Sin embargo lo desconocido es duro. Quienes llevan en la rehabilitación 30 ó 40 años ya vieron como fracasaron otros intentos, ya comprobaron y se acostumbraron a que lo que hay es lo que hay. Consiguieron o no los cambios que se propusieron, tal vez lucharon e hicieron so propia revolución. Pero las revolucioenes y los cambios, incluso los más grandes, cuando se logran, pasados 40 años se convierten en Fidel Castro. ¿Cuales son los proximos cambios en la rehabilitación? ¿Puede la tecnología liderar esos cambios? Y si no es la ingeniería biomédica, ¿quien puede aportar mejoras a la rehabilitación? Ya dije al principio que no son los fisioterapeutas, ni aunque nosotros deaparezcamos, que no son las medicinas alternativas (al menos en mi opinión), ¿qué es para tí lo que tiene ahora mismo mayor potencial para mejorar la rehabilitación?.

Los cambios para el futuro de la especialidad empiezan ahora y los llevan los residentes, los llevan los adjuntos más nuevos de la especialidad. Simpre los jóvenes agitan más el agua de un estanque al nadar. Pero están de la mano de los que tienen algún poder, que no siempre están de acuerdo con que el agua estancada se pudre. Para hacerse un hueco, para ganarse un respeto en este estanque tal vez fuera lógico hacer solo lo que me han enseñado que haga y callar. Demostrar de alguna manera que soy viejo, fingir una experiencia que no tengo mimetizando todo lo aprendido, copiando como un mono. Pero no puedo y esta es mi propuesta : voy a tirarme de cabeza en el estanque donde no cubre. Para mi, el futuro de la rehabilitación pasa por la terapia asistida por robots, la rehabilitación virtual, las pruebas de imagen como la ecografía, en dispositivos portátiles y baratos las técnicas invasivas como inflitraciones, las prótesis biónicas, los implantes de electroestimulación y liberadores de fármacos, las ayudas técnicas tecnológicas, la accesibilidad y adecuación del entorno, la historia clinica electrónica, los autocuidados del paciente con supervision en sistemas de telerehabilitación, la cita através de internet, las redes sociales online de asociaciones de pacientes y cuidadores, los aparatos de ejercicio con feedback basado en videojuegos y la integración de la rehabilitación cognitiva y de la comunicación en todo este proceso. Hay otras cuestiones como la atención integral al ictus y de la rehabilitacion cardíaca con monitorizacion a distancia. (Estas últimas porque son cosas que matan, y porque son la epidemia que nos ha tocado.) en el pasado fué la poliomielitis, el síndrome tóxico (aceite de colza), los principios de la atención al paciente con lesión medular. Ahora nos toca el envejecimiento y las enfermedades secundarias a la vida sedentaria y la mala alimentación. Y la dependencia que todo esto produce. Nos estamos perdiedo el ejercicio físico contra la obesidad que serviría para muchas cosas antes que después no se pueden remediar, la prevención del ictus y la cardiopatía y el papel que juega el ejercicio en ellas. En conjunto a nivel de organización el futuro más brillante en mi opinión pasa por una integración de lo social y de la prevención mediante el ejercicio en algunas patologías y a exigir a los pacientes mayor responsabilidad en sus autocuidados. Y en estas cosas internet juega un papel importante. Los autocuidados supervisados a distancia son la forma más racional, barata y apuesto a que efectiva para muchas de las patologías crónicas que forman las “epidemias” a las que nos enfrentamos y nos enfrentaresmos en los próximos 40 años.

Todo eso es el futuro de la especialidad para mí ¿cual es tu apuesta? ¿Cómo esperas tú que sea la rehabilitación durante los proximos 40 años?

Abierto a comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: