Minibiografías de médicos III: Avicena


Avicena
-La vida se mide por su intensidad, no por su duracion- había dicho, pero vivió casi sesenta años, lo que no estaba nada mal para el siglo once.
Lo atendía el mejor médico de Persia, que era él.
Su “Canon de Medicina” fue obra de obligada consultadurante siglos, en el mundo árabe, en Europa y en la India. القانون في الطب Al-qanun fi al-tibb
Este tratado de enfermedades y remedios no sólo recogía la herencia de Hipócrates y de Galeno, sino que también bebía en las fuentes de la filosofía griega y la sabiduría oriental.
A los dieciséis años de edad, Avicena había abierto su consultorio.
Mucho después de su muerte, seguía atendiendo pacientes.

Autor: Eduardo Galeano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: