La helioterapia y el aceite de higado de bacalao. Historia de la rehabilitación: La tuberculosis hacia 1930 en fotografías.

Durante varias décadas a niños les daban aceite de hígado de bacalao para mantener sus huesos y sus defensas fuertes frente a enfermedades. Tambíen era el reconstituyente para los enfermos.
Sobre todo de tuberculosis. “A la primera tos: una cucharada de vitamina D”
.
Este es un cartel anunciador de aceite de hígado de bacalao de 1944.
Desde 1800 se consideraba que el aire fresco y el sol protegían de la infección por tuberculosis. Desde 1900 empezaron a aparecer sanatorios especializados en zonas rurales, de montaña o rodeadas de árboles (lo que explica la maravillosa localización de algunos hospitales hoy en día).
En algún momento alguien relacionó el sol, la vitamina D y el alto contenido en ella del aceite de hígado de bacalao= remedio maravilloso.
En siglos pasados, con la tuberculosis como epidemia mundial proliferaron sanatorios exclusibamente dedicados a pacientes afectados. Visible deformities in a boy recovered from TB infection of the spine, Valley Echo, February 1928.
TB patients on bed rest at the Saskatoon San rest comfortably while waiting for a visit of the King and Queen Valley Echo, August 1939
Swiss sun treatment Children take sun at a sanatorium in the Swiss Alps, the region in which heliotherapy originated, Valley Echo, May 1923.
Young sanatorium patients with tuberculosis in their bones and joints collect sunrays during heliotherapy Valley Echo, April 1927.

Sunlamps were often used to replace natural sunlight in sun-therapy, or heliotherapy for tuberculosis, Valley Echo, June 1925.
Sanatorium patients chase cure while resting in bed out on the porch where much fresh air is available Valley Echo, June 1941.
Sanatorium kids attend school while staying in their beds outside on the balcony Valley Echo, July 1937.
An infant is x-rayed for signs of active tuberculosis Valley Echo, November 1940.
A tuberculous mother, on strict bed rest, leaves her room at the sanatorium for a Sunday walk with her family. But she does not leave her bed Valley Echo, May 1930.
A teacher brings school to the patients at the Saskatoon San Valley Echo, June 1941.
A spinal brace on a patient with spinal TB, placed so that disabling deformities of the spine might not occur Valley Echo, June 1939.
A knee brace or caliper on a patient who suffered from tuberculosis of the bones Valley Echo, June 1939.
Terapia de balcón.


Camión con aparato de rayos X.
Médico de la época observando radiografías con alta tecnología de la época.
Este esquema nos explica cómo está distribuido el interior del camión para poder llevar un parato de rayos X dentro (o fotofluorografía si somos más precisos.)

Más baños de sol.
Fotofluorografía.

Fuente:

CANADA’s ROLE in FIGHTING TUBERCULOSIS

Hay que saber de donde vienes para saber lo que eres.
Aceptar lo que eres no significa conformarte. Es necesario tener algún objetivo.
¿Para qué sirven los objetivos y sueños inalcanzables si nunca los lograremos?:
PARA SEGUIR CAMINANDO.
Si no sabes a donde vas, no habrá ningún camino te lleve hasta allí.
Tus orígenes condicinan el camino, junto con tus objetivos marcan la dirección a seguir, moverte o dejar que las cosas pasen a tu lado si tocarte depende solo de ti.

Autor: Samuel Franco Domínguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: