¿Me está escuchando doctor?. Tecnología y humanidad no están reñidos.

Hace unos meses estuve dando una charla que titulé: “Nuevas tecnologías y el futuro en fisioterapia y rehabilitación” en las Jornadas Nacionales de Fisioterapia. Allí recibí bastantes abucheos y también algunos aplausos o más bien, quiero pensar que mitad y mitad. Por lo que me contaron en fisioterapia empieza a haber tambíen defensores de la evidencia, de la ciencia y de la objetividad. Pero hay tambien muchos fisioterapeutas que se oponen tanto a los médicos que piensan literalmente que los médicos rehabilitadores deberíamos desaparecer (como si fuera tan fácil, yo lo he intentado algunas veces y no lo consigo). Además hay muchos fisioterapeutas que hacen de la oposición a la medicina que ellos llaman alopática su bandera y amparados en críticas al sistema sanitario (que no hacemos los médicos aunque formemos parte y que no es La Medicina) consiguen abrirse hueco con sus tratamientos sin evidencia, novedosos o alterenativos; casi siempre bienintencionados, eso sí. Pero de una manera que encierra siempre la oposición de yo no soy como tú, yo sé más que tú y otro tipo de cosas que levantan ampollas y erisipelas entre médicos rehabiliadores y fisioterapeutas.
Yo me tomo muy en serio las críticas, y me hubiera gustado dialogar más con quienes abuchearon. Comprendo muchas de las cosas que dicen, y pienso que hay que escucharlas y valorarla muy detenidamente.
El caso es que comenté cosas de tecnología como la historia clínica electrónica, que está anuciado que estará funcionando antes de 2010. Sobre esto comenté que también las fichas de cartulina de fisioterapia podrían y deberían ser informatizadas y esta idea recibió algunos abucheos muy sonoros. Tal vez fué mi tono de voz o el que asegurase rotundamente que todos ellos (la mayoría alumnos de fisioterapia) deberían aprender a manejar ordenadores para trabajar y que se podrían acabar las notas a lapicero en el margen de una cartulina de colores.
Así la rehabilitación asistida por robots, la realidad virtual en rehabilitación o la telerehabilitación fueron recibiendo abucheos y malas caras durante toda mi exposición.

Al final me hicieron muchísimas preguntas, algunas largísimas. El caso es que casi todas las preguntas y opiniones eran sobre que la tecnología era fría y las personas necesitaban el calor humano. La explicación de las pruebas de biomecánica les pareció a un sector de la audiencia particularmente horrible. Por aquel entonces estaba haciendo análisis instrumental de la marcha en el Hospital de Parapléjicos de Toledo utilizando un demoniaco ordenador y aparatos electrónicos. Defendía la objetividad que estas pruebas aportan y la importancia de tener pruebas de valoración.
(Además la mayoría de las cosas me enseñó a manejarlas una fisioterapeuta insultantemente joven incluso para mí que aún tengo 30 años, y tambíen les dije que muchas de esas cosas podrían hacerlas ellos en el futuro).

“Las personas no son números” “tienes una forma fría de valorar a las personas y no las ves como un todo fueron las cosas que me comentaban a esto.
Por lo visto la historia informática trata a las personas como conjuntos de datos y números pero las fichas de cartulina tratan a las personas como… ¿trozos de papel?, y los sistemas de rehabilitación asistidos por robot o con biofeedback basado en videojuegos tratan a las personas como … no sé. Las terapias físicas convencionales como la electroestimulación con lectura de revista del corazón incluida son mucho más cálidas y humanas que una sesión en el Lokomat, ¿seguro?.

Mi defensa es que utilizar tecnología no tiene nada que ver con ser frío con la gente. Quiero decir, incluso utilizando en ordenador a las personas las tratamos con amabilidad, les enseñamos los resultados en la pantalla y se los explicábamos o bromeabamos con ellos durante la prueba, llenando los espacios vacios con charla sobre su lugar de procedencia, su familia y otros miles de temas. Eso sí, jamás encendemos la máquina y las dejamos solas allí como si de una vulgar electroterapia se tratara.

Para mí ciencia y humanidad no están en absoluto enfrentados, ni objetividad y valoración humana y global de una persona. Lo que ocurre es que pienso que la ciencia y la tecnología necesitan una defensa y el trato humano a las personas es algo tan de cajón que no debería hacer falta comentar. Pero cómo tantos fisioterapeutas me insisten en que los médicos somos bordes con los pacientes y ellos son dulces y amables voy a comentar este tema a propósico de un libro que se titula “¿Me está escuchando doctor?: Un viaje por la mente de los médicos”, de Jerome Groopman,
Pienso que todas esas cosas que nos echan en cara a los médicos tienen que ver con una gran verdad. Causada por las consultas de 10 minutos o por el hastío o por lo que sea, pero sí, la gente quiere que la escuchen más que le hagan una resonancia.magnética de alta definición. De hecho en una encuesta a pacientes que leí valoraban como más importante que su médico fuera amable a que acertara con el diagnóstico, solicitara las pruebas adecuadas y estubiera bien formado y actualizado.

Por eso aquí dejo el inicio del resumen del libro:

De media, un médico interrumpirá a un paciente que le describe sus sintomas a los 18 segundos. En ese breve tiempo, muchos médicos deciden el diagnóstico más probable y el mejor tratamiento. A menudo, las decisiones que se toman así son correctas, pero en momento cruciales pueden ser erroneas y tener consecuencias catastróficas.

Bien, toda crítica es una oportunidad de ser mejor y un abucheo sincero es mejor que un aplauso automático.

Autor: Samuel Franco Domínguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: