Historia de la medicina: heroína y cocaína de venta en farmacias y boticas.

Recopilación de medicinas de principios del siglo XX.Heroína Bayer :


Un frasco de heroína Bayer.
Entre 1890 y 1910, la heroína era divulgada como un substituto no adictivo de la morfina,
y un remedio contra la tos para niños.

Hubo un tiempo en el que los médicos anunciaban tabaco como ya mostramos en este blog, y también podían hacer recetas como estas: heroína, cocaína. Aunque también era normal comprarlas en farmacia y sin receta. Tiempos ingénuos. Se utilizaba como droga recreativa el éter, que ahora podemos comprar sin problemas legales.
Me gusta cómo los anglosajones utilizan la palabra “drug” tanto para medicinas como para las drogas tal y como las conocemos en español.

Vino de coca:



El vino de coca Metcalf, era uno de la gran cantidad de vinos que contenían coca disponibles en el mercado.
Todos afirmaban que tenían efectos medicinales, pero indudablemente, eran consumidos por su valor “recreativo” también.

Vino Mariani:



El Vino Mariani (1865) era el principal vino de coca de su tiempo.
El Papa León XIII llevaba siempre un frasco de Vino Mariani consigo y premió a su creador, Ángelo Mariani, con una medalla de oro.

Maltine:



Este vino de coca, fue fabricado por Maltine Manufacturing Company de New York.
La dosis indicada decía: “Una copa llena junto con, o inmediatamente después, de las refecciones”
Niños en proporción.
Pisapapeles:


Un peso de papel promocional de C.F. Boehringer & Soehne (Mannheim, Alemania),
“los mayores fabricantes del mundo de quinina y cocaína”.
Este fabricante tenía el orgullo de su posición de líder en el mercado de la cocaína.


Glyco-Heroína:

Propaganda de heroína Martin H. Smith Company, de Nueva York. La heroína era ampliamente usada no solo como analgésico,
sino también como remedio contra el asma, tos y neumonía. Mezclar heroína con glicerina (y comúnmente azúcar y saborizantes)
volvía al opiáceo amargo más agradable para su ingestión oral.

Opio para el asma:


Este National Vaporizer Vapor-OL estaba indicado “Para el asma y otras afecciones espasmódicas”.
El líquido volátil era colocado en una olla y calentado con una lámpara de queroseno.
Tableta de cocaína (1900):


Estas tabletas de cocaína eran “Indispensables para los cantantes, maestros y oradores”.
También calmaban el dolor de garganta y tenían un efecto “reanimador” para que estos profesionales,
rindieran el máximo de su performance.


“Drops de Cocaína para Dolor de Dientes – Cura instantánea”:

Las gotas de cocaína para el dolor de dientes (1885) eran populares para los niños.
No solo acababan con el dolor, sino que también mejoraban el “humor” de los usuarios.

Opio para bebés recién-nacidos:


Usted cree que nuestra vida moderna es cómoda? Antiguamente para calmar a bebés recién-nacidos,
no era necesario un gran esfuerzo de los padres, pero si, el opio.
Este frasco de paregórico (sedativo) de Stickney and Poor, era una mezcla de opio y alcohol que era distribuída del mismo modo que los condimentoss por los cuales la empresa era conocida.
“Dosis – (Para niños de cinco días, 3 gotas).
Dos semanas, 8 gotas. Cinco años, 25 gotas. Adultos, una cucharada llena.”
El producto era muy potente, y contenía 46% de alcohol.

Sobre la historia de la cocaína con fines médicos podeís consultar este blog:
http://paranormalidades.blogspot.com/2006/05/freud-la-cocana-y-la-histeria.html
Donde nos cuentan la historia y relacción de Sigmun Freud y la cocaína. Sí, el famoso Sigmun Freud se convirtió en adicto a la cocaína después de empezar a utilizarla para tratar la adicción a la morfina.

Fuente:

Portugués: http://hypescience.com/10-inacreditaveis-propagandas-antigas-de-cocaina-e-outras-drogas/

Español: http://infraseres.blogspot.com/2009/01/tnico-milagroso.html

4 comentarios to “Historia de la medicina: heroína y cocaína de venta en farmacias y boticas.”

  1. Guillermo Rodríguez Maruri Says:

    bonitas fotos Sam! Un saludo

  2. Antonio Escohotado — Francisco Pedrós -Mi Blog Personal Says:

    […] Aqui tambien uno de los blogs mas curiosos del asunto. […]

  3. Los audios y textos donde Sanchez Dragó confiesa cazar Lolitas | Las Malas Lenguas Says:

    […] escritas en la historia de la literatura”.  ¡¡¡Sherlock Holmes se inyectaba morfina!!! En el Londres de Arthur Conan Doyle los fumaderos de Opio eran tan legales como la venta de heroí…Los filósofos griegos hacen apología del esclavismo en sus libros… hoy tenemos claro que […]

  4. jbarbikane Says:

    El nombre es Sigmund Freud, no “Sigmun”

    La ilegalización de los opiáceos (y de otros psicotrópicos) en las primeras décadas del siglo XX fue la causa de un floreciente mercado negro (narcotráfico) que, como todo mercado compite para expandirse indefinidamente, con los resultados por todos conocidos. Si las drogas hoy ilegales fuesen de venta controlada en farmacias, el negocio del narcotráfico dejaría de existir casi por completo, sería mucho más sencillo controlar una prohibición selectiva de su adquisición y consumo por los menores de edad y el porcentaje de adictos bajaría en picado en pocos años, ya que al no haber una presión de oferta en la calle por parte de los narcotraficantes, descendería el atractivo del consumo como conducta trasgresora y marginal.

    Drogas legalizadas, venta estrictamente en farmacias autorizadas a vender un tope máximo mensual o semanal por persona, llevando un registro de los consumidores -con documento de identidad a la vista- en una base de datos nacional que permita impedir abusos, acúmulo para reventa ilegal y riesgos para la salud. Registro nacional de adictos no recuperables (fundamentalmente de opiáceos), a los que se administraría la droga en forma gratuita en centros de salud especiales.

    Las drogas relativamente livianas, como la cocaína o la marihuana pasarían a ser drogas recreativas de uso ocasional, como lo es en muchos casos la ingesta legal de alcohol. Algunas drogas de diseño -como las anfetamínicas-, causantes de daños cerebral, hepático o renal a corto plazo, estarían estrictamente prohibidas o serían de venta mucho más restringida, unas pocas dosis por persona y por año. La administración de opiáceos (morfina, heroína) sería exclusiva para personas ya adictas y su venta estaría prohibida. Todas las drogas sin excepción, incluidos nicotina y alcohol, serían de venta absolutamente prohibida a menores de edad. Los padres o tutores de cualquier menor en el que se detecte abuso de drogas serán penados de acuerdo al grado de responsabilidad.

    No nos engañemos, toda pretendida prohibición “absoluta” en el uso de drogas derivó siempre en el disparo exponencial del consumo de lo que se pretendía prohibir, en el aumento también exponencial del crimen organizado, de la corrupción de las instituciones y en pérdidas multibillonarias para el Estado. El ser humano es consumidor de drogas desde siempre y siempre lo será: por motivos terapéuticos, rituales o recreativos. El café, té, yerba mate y otras bebidas estimulantes contienen poderosos alcaloides, ¡sino no serían estimulantes! El cacao, base de todos los deliciosos chocolates, produce una sensación de euforia y bienestar debido a que contiene un análogo del THC (alcaloide presente en la marihuana). Alcaloides más marginalizados por las leyes, como la cocaína, son consumidos por poblaciones nativas tan naturalmente como un empleado toma su café en la oficina. El mascado o la infusión de hojas de coca permite desarrollar intensas actividades físicas a grandes altitudes sobre el nivel del mar (donde hay déficit de oxígeno disponible) gracias al estímulo cardiorrespiratorio que producen. No olvidemos que prácticamente de cualquier “tóxico” -vegetal o animal-, la Farmacología logra un medicamento. Las drogas, en cantidades moderadas, son grandes “facilitadores sociales,” disminuyendo las inhibiciones y permitiendo una mayor comunicación entre las personas, esto lo sabe cualquier tímido que necesite de uno o dos tragos con alcohol para entablar una conversación con alguna posible pareja. El empleo de drogas con fines rituales es tan antiguo como su uso terapéutico y es un tema largo, complejo y apasionante.

    En definitiva, la disponibilidad controlada de casi todas las drogas actualmente ilegalizadas, beneficiaría al Estado, a la sociedad y al individuo a corto, mediano y largo plazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: