Carteles sobre intrusismo profesional y charlatanes.


En la web elcantodelbuho.org me encontré este cartel sobre “charlatanes” que se refiere a quienes prometen curaciones milagrosas y que data de la Guerra Civil Española. En él advierten:
HUID DE LOS CHARLATANES.
No les interesa vuestara salud sino vuestro bolsillo.

Al fondo pueden verse algunos anuncios, uno de ellos dice: elixir mágico, cura el cancer. Otro de ellos dice: médico especialista consulta por correo.

Carteles como este de arriba a la izquierda han sido distribuidos entre los fisioterapeutas en toda España. Arriba a la derecha sin embargo podemos ver uno de los muchos carteles de cursos de “medicinas” alternativas y complementarias. En el cartel mezclan cosas muy diversas, algunas de ellas con estudios serios y otras que son auténticas tonterias. Sin embargo el hecho de reunirlas todas y de que sean cursos para profanos sin ninguna formación sanitaria previa los delata. Con la crisis incluso los cursos de este tipo han bajado de precio.

Los libros de medicinas alternativas ocupan estanterías en las librerías que suelo visitar, sin embargo los de divulgación científica o los de medicina para todos los públicos apenas ocupan un estante o menos de la quinta parte en proporción. De ambos tipos he leído unos cuantos. Los que critican a la profesión medica me parecen interesantes porque aveces permiten darse cuenta de los propios errores. Pero muchos de ellos están llenos de mentiras, errores y teorías personales del autor sobre la salud o simplemente terminan defenciendo alguna corriente de sanación.

Encontrar este cartel de la Guerra Civil Española me hace pensar que no hemos cambiado y que difícilmente lo haremos. La formación sobre salud de la mayoría de las personas está en manos de revistas repletas de dietas milagrosas y algunos programas de televisión que dependen de la publicidad, aveces de campañas dependientes del gobierno en el mejor de los casos.

España es un país de 46.157.822 habitantes y 46.157.821 médicos que saben lo que les pasa y lo que tienen que hacer el resto de los demás para conservar la salud.

Llama la atención el que las “medicinas” alternativas o terapias complementarias no tienen apenas regulación en su formación y ejercicio. Su publicidad en internet y en carteles de papel llega a todas partes, aparece en todo tipo de revistas. La demanda de este tipo de terapias se une al descontento con la organización de los sistemas de salud e incluso con los recursos y usos de la propia medicina (dos cosas que son totalmente distintas pero que amenudo se confunden). ¿Por qué dejamos que esto sea así?

¿Es igual en otros países? No lo sé. Me temo que sí.

Autor: Samuel Franco Domínguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: