Gilamicina: el genial humorista Gila disparaba con bala.

Es cierto que en el mundo de Gila se podía llamar al enemigo para preguntar si la bala había llegado y pedirle que nos la devolviese. Pero en este caso la bala a dado en el blanco, pese a los años que han pasado desde que apareció esta viñeta.

http://www.youtube.com/v/SiHSxi2eiNc&hl=es&fs=1&

El inmortal humor de Gila.

http://www.youtube.com/v/kJ46nYItjJ8&hl=es&fs=1&

Gila y los médicos.

Había visto esta viñeta hace años, y ya era antigua entonces, aunque tenía una copia la perdí. Algunas veces en este blog he comentado este chiste atribuyendoselo al Forges, pero no, esde
Gila. Ahora una compañera médico rehabilitador también, me lo ha conseguido.

Forges sería algo más así.

Es como si Gila hubiese conocido gran parte de la realidad de los médicos rehabilitadores.
Tal vez algún paciente se ofenda, lo siento, es posible que no me refiera a usted, ya que muchísimas personas necesitan alguna terapia física para aliviar sus dolencias. Sin embargo sí que es cierto que muchas personas acuden a rehabilitación porque prefieren no tomar ni un solo analgésico Los analgésicos que no se toman son los que menos efecto hacen). Es el problema general de la pluritotalgia multiple migratoria persistente, el tipo de paciente que parece tener un bono anual para rehabilitación ya que siempre aperece un dolor nuevo cuando remite el anterior. Esto es un compromiso ya que la mayoría de las terapias físicas se aplican de forma local en un solo punto o zona concreta. Cuando duele todo es difícil poder tratar cada cosa con una terapia física que puede durar unos media hora por ejemplo. Imagine tratar 24 puntos dolorosos con terapias de media hora cada uno. Aveces te planteas si realmente al paciente le compensa ir y venir desde su casa. Sobre todo cuando te acaban diciendo que lo que les duele son los pies de ir y venir. En ese momento las esperanzas de poder darle de alta y recomendarle que no venga se esfuman, lo que quiere es que le pongan una ambulancia desde su casa hasta rehabilitación. Pero lo peor llega en el momento en que te dicen: ayer estuve muy bien porque me tomé un paracetamol, pero no quiero seguirlo tomando porque no me parece bien tomar medicinas”. O peor aún y eso te remata: “la terapia no me está haciendo nada, pero al menos con el ir y venir me entretengo”.
Otras buenas del paciente al que otro médico te ha enviado dudando de si era para rehabilitación o para la M es el que dice:
-Yo mientras haga los ejercicios estoy bien, pero si me da el alta los dejaré de hacer porque en casa yo sola…
-Señora, ¿y no ha pensado en apuntarse a un gimnasio o a la piscina para hacer los ejercicios que hace aquí?.
– Sí, pero esque me cuesta dinero. ¿No podría venir aquí todo el año?

No se trata aveces de falta de recursos sino de cómo se reparten esos recursos. Desde luego es más fácil entretener a pacientes así que enfrentarse a los que de verdad necesitan rehabilitación. Estos, que suponen más gastos, más esfuerzos, pero a los que se puede ayudar de verdad y conseguir cosas que supongan un verdadero cambio en sus vidas: hablo de las personas con una discapacidad o con dolor crónico intenso y que limita su vida.

Más de Forges en la entrada: Crítica de la RAbilitación pura.


-.

Me recuerda a una compañera rehabilitadora.

La situación es más o menos así, exagerando:
-Cuando camino me duelen los pies los tobillos y las rodillas
-Lo que le pasa es que tiene mucho peso para poco hueso.
-¿Que quiere usted decir?
-Está obesa.
-¿Cómo?, ¿obsesa yo?
-No, no, usted está gorda.
-Jamás me habían dicho eso.
-Bueno, salta a la vista. No medirá más de 155 y pesa usted… ¿85 kilos?
-90. Pero no sé como se atreve a llamarme gorda a la cara.
-Bueno, me refiero a que está obesa, imagíno que su médico de cabecera se lo habrá dicho.
-Mi médico de cabecera no dice esas cosas. Yo vengo a que me solucione un problema y ustéd me insulta.
-Mujer, no puede ser que su médico de cabecera no le haya dicho nada con el índice de masa corporal que ustéd tiene (37,5). Y adelgazar le solucionaría el problema.
-Me insulta a mí e insulta a mi médico. Yo no como nada, como lo mismo que mi marido y aquí ve que él no está gordo.

Miramos al marido que mide 18o, trabaja en la construcción y luce una estupenda barriga.

-Es más, ¡los yougures adelgazantes me los tomo por docenas!

La paciente hace una queja en antención al “cliente” del hospital por insultos de su médio.

Calculadora online para IMC, pulse.

¿Medicina manual, osteopatía o quiropráctica?

Autor: Samuel Franco Domínguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: