Prótesis de código abierto

http://www.vendalimb.com

Las prótesis no deberían costar un brazo ni una pierna. Eso es lo que opinan los creadores de “The Open Prosthetics Project” y defienden que las mejoras en los diseños de las prótesis pueden ser compartidas gratuitamente para mejorar los productos finales.  Código abierto y Software Libre son dos términos que se utilizan en informática, aunque no son exactamente lo mismo más o menos lo que quiere decir es que las ideas pueden compartirse y que eso no tiene por qué costar dinero.  Una vez comprado un producto este debería poder ser  usado, copiado, estudiado, cambiado y redistribuido libremente. Al menos esa es la teoría. 
El Open Prosthetics Project está produciendo innovaciones útiles en el campo de la protésica compartiendo de forma gratuíta los diseños, mejoras y valoraciones de los usuarios. También recogen patentes antiguas. Cada idea en la mejora del diseño de una prótesis es compartida para que cualquiera pueda utilizarla, fabricarla o incluírla en sus propios diseños. Por motivos éticos y morales no se mantiene una patente sobre una idea que pueda mejorar la vida de otras personas.  Los intereses de este equipo de usuarios y fabricantes es tener cada vez más repercusión en la industria de la protésica y conseguir abaratar los costes del producto final al reducir los costes de desarrollo. ¿Funcionará? 
El método de trabajo ideal en el diseño de cualquier producto incluye un feedback constante con los potenciales usuarios. ¿Es el código abierto la manera de lograrlo? 
Compartir se ha considerado siempre un sueño utópico, desde las ideas del buen salvaje a  las idílicas e imaginarias primeras comunidades de cristianos, pasando por las comunas hippys, hasta el comunismo. Hoy, compartir cultura se considera delito de piratería, como lo fué asaltar barcos en mitad del océano.  ¿Qué sucede con la posibilidad de compartir ideas? Las buenas ideas son excasas, y la gran mayoría se pierden porque quien las posee no las comparte. Pocos hubieran apostado por wikipedia, uno de los mayores intercambios y usos de conocimiento compartido del mundo. Muchos no se explicarán como pueden existir cosas como Linux. Tal vez las utopías tienen un nuevo enemigo, que acabe con ellas y las convierta en realidades y es la posibilidad de reunir a muchos cerebros a trabajar juntos con un mismo propósito y en colaboración. 
Las empresas farmacéuticas invierten en investigación pero están obligadas a ceder sus derechos de patentes tras un plazo de tiempo de explotación. En ocasiones por motivos éticos: hablamos de salvar vidas o ganar dinero, se ha presionado para que se permita romper esas patentes. ¿Qué sucece con el diseño de una prótesis, ortesis o ayuda técnica que permite a una persona vivir con dignidad? 
¿Qué sucede con una idea para un objeto que puede ser reproducido y mejorado? A mí todo esto me recuerda a los gremios de artesanos de la Edad Media que impedían que nadie más conociera los secretos de fabricación de sus productos. El gremio daba unas normas de cómo debían ser y no se permitían innovaciones. 
Antiguas patentes de prótesis del siglo XIX:

When people get inspired, and they have the power of open source behind them, anything is possible. I was intrigued when I read about Jonathan Kuniholm, a veteran wounded in Iraq, working on prosthetic designs with other users and designers in the field.

I started reading about the Open Prosthetics Project

whose  goal is to produce useful innovations in the field of prosthetics. The project team freely shares  the designs they come up with to make progress in prosthetics. The old way of creating prosthetics wasn’t working.

Patenting the designs and waiting for lackluster insurance coverage or government-funded research to make advancements haven’t worked in the past. Using an open source approach changes the game. Sharing the design with more users and other designers is creating momentum.

This is a story about helping people. And open source is a better a way to get there. It’s not an exercise in developing prosthetics that look like arms and legs. It’s  about giving functionality back. Using the open source way to rapidly prototype and solicit feedback is improving each new design. This approach can create a better end product at a more affordable price. Companies that decide to manufacture the end products won’t have to pay stifling research and development fees. The designs are open. Free. And better developed because of the collaboration of many individuals. whose  goal is to produce useful innovations in the field of prosthetics. The project team freely shares  the designs they come up with to make progress in prosthetics. The old way of creating prosthetics wasn’t working.

I don’t know about you, but I’d love to hear more from the experts in this field on how using an open source approach is creating better artificial limbs.
Sources:

Autor: Samuel Franco Domínguez
Gracias a  Julio A. Cartaya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: