Rehabilitación cardíaca: el sexo tras un infarto es posible.

 El sexo tras un infarto es posible.
(y recomendable tras una preparación con rehabilitación cardíaca)

Otras entradas sobre rehabilitación cardíaca en este blog:
  Corazones sin rehabilitar
Una camiseta que registra actividad cardíaca para rehabilitación.
La Fundación Española del Corazón considera cardiosaludable un videojuego para  la wii 
Un mini ECG portátil que se ejecuta con un teléfono móvil con GPS es la novedad en rehabilitación cardiaca

El riesgo de que un enfermo coronario tenga un infarto por tener relaciones sexuales es muy bajo y casi desaparece con un programa regular de ejercicio y la rehabilitación cardíaca adecuada.
La sexualidad es una necesidad vital y parte integral de la vida, casi tanto como dormir y comer. Esa es razón suficiente para hablar de ella, con mayor razón después de que se es víctima de un infarto. 
El regreso a la vida sexual es, tal vez, uno de los mayores conflictos de quien ha tenido un mal coronario. Son justamente esos temores los que pueden causar disfunción eréctil, de excitación y disminución del deseo y de la frecuencia de los encuentros sexuales, casi al punto de suspender las relaciones.
Desafortunadamente, estas dificultades son poco exploradas por muchos médicos  y poco consultadas por el paciente. Por lo tanto se quedan sin ningún tratamiento, excepto cuando el área de salud correspondiente cuenta con una unidad multidisciplinar de rehabilitación cardíaca completa que cuente en condiciones ideales con:
médico rehabilitador, fisioterapeuta, enfermera, psicólogo, nutricionista además del cardíologo y cirujano cardíaco  con todo el equipo quirúrgico (perfusionista, enfermera instrumentista…)


La situación de la persona que se plantea volver a tener relaciones sexuales tras un infarto está perfectamente retratada en la comedia romántica “Cuando menos lo esperas” con Jack Nicholson en el papel de playboy postinfarto.

El título original es  Something’s gotta give, (Alguien tiene que ceder). Fabuloso el  papel de Diane Keaton capaz de seducir a un mucho más joven Keanu Reeves,  que hace el papel de méidco, sin proponerselo. La película tiene en inglés el mismo título que otra de Marylin Monroe que quedó inacabada (`pero puede verse como cortometraje) y en la que aparece en top less: de infarto.


___________________



Algunos interrogantes que usualmente plantean los enfermos coronarios son:
¿Las relaciones sexuales pueden provocar un infarto?
Hay estudios que reportan menos infartos y una  vida más saludable en quienes tienen mayor número de orgasmos y mayor calidad de relaciones sexuales.  Sin embargo, las relaciones sexuales sí representan un pequeño aumento del riesgo de infarto e incluso de fallecimiento si hay un infarto previo. Este prácticamente se elimina con un adecuado manejo médico y ejercicio controlado.
¿Cuáles son los miedos? 
Temor a que la actividad sexual produzca otro infarto, a que el corazón cause otros problemas sexuales, a un mal desempeño (la llamada ‘ansiedad anticipatoria’) y a la muerte.
Es claro que estos temores pueden representar la mayor dificultad para tener una vida sexual plena posinfarto, de allí que lo más aconsejable sea hablar de eso. Si hay dudas, lo mejor es preguntar.

¿Cómo se desarrolla un encuentro sexual? (las fotos de esto son fáciles de encontrar)
La respuesta sexual humana se ha dividido en cuatro etapas:
1 fase de deseo y excitación (pensamiento, estímulos, señales, acompañados de erección en el hombre y lubricación en la mujer),
2- fase de meseta (permanecen cambios, excitación, tensión muscular),
3- fase de orgasmo (culminación placentera, involuntaria, libera tensión sexual) y
4- fase de resolución (regreso al estado de preexcitación).

Cada una presenta respuestas cardiovasculares. Hay ligeros cambios de la frecuencia cardiaca, de  tensión arterial y del gasto metabólico (que aumenta el oxígeno requerido). Estos aumentan durante breves periodos, algunos minutos, desde la fase de excitación al orgasmo. Cabe anotar que estos son comparables a los ocurridos en actividades caseras o a la actividad desarrollada al subir un par de tramos de escaleras.

¿Cuándo puedo reiniciar mi vida sexual?
Preferiblemente después de un programa de acondicionamiento. Para fines prácticos: si la persona es capaz de subir dos tramos de una escalera sin cansarse, quiere decir que la respuesta cardiovascular es suficiente para tener una relación sexual.
Hoy se cuenta con suficiente evidencia científica para afirmar que la actividad sexual aumenta muy poco el riesgo de infarto en un enfermo coronario. Los gastos energéticos y cardiovasculares durante la actividad sexual son modestos y equivalen a los realizados en la vida diaria. Es más, la actividad física regular casi elimina este riesgo. Eso quiere decir que no le pediremos al corazón más de lo que puede dar.
Además de la enfermedad cardiaca, ¿qué otras cosas influyen en el comportamiento sexual?
No siempre el corazón es el culpable, también pueden afectarlo la enfermedad arterial, la diabetes, la ansiedad, la depresión, los antihipertensivos (algunos) y otros medicamentos.
Rehabilitar el corazón
La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define la rehabilitación cardíaca como “el conjunto de actividades necesarias para asegurar al paciente cardiológico la mejor condición física, mental y social que le permita volver a ocupar un lugar en la vida social tan normal como sea posible”.
Los programas de rehabilitación cardiaca buscan mejorar las condiciones del paciente coronario, con el fin de reintegrarlo a su familia, a su trabajo y a la sociedad. 
Se requiere la intervención de un equipo multidisciplinar  del  que forman parte médicos rehabilitadores, cardiólogos, cirujanos cardiovasculares, enfermeros, fisioterapeutas, psicólogos y nutricionistas. 
Este tipo de programas son supervisados y progresivos dependiendo de la patología y el estado funcional de cada paciente. Prácticamente todas las patologías cardiacas se benefician de estos programas (infarto de miocardio, insuficiencia cardiaca, cirugías de corazón, trasplantes, bypass, stents, entre otros).
La rehabilitación cardiaca ha demostrado beneficios, disminuyendo nuevos eventos coronarios, y hospitalizaciones posteriores. 
Más preguntas y respuestas:

¿Puedo morirme durante el acto sexual? 

La ausencia de actividad sexual en la pareja tras un infarto de miocardio puede ser consecuencia del miedo a la muerte durante el coito. Sin embargo, los casos de fallecimiento durante el acto sexual ocurren en un porcentaje muy bajo. En un estudio sobre 5.559 casos de muerte repentina por causas no traumáticas, sólo 34 de ellos eran por motivos cardiológicos y se produjeron durante el coito. Es necesario destacar que en 27 de esas 34 relaciones, la persona fallecida estaba realizando el acto sexual con una pareja distinta de la habitual. Indudablemente, factores “externos” influyeron de forma significativa en el desenlace (nerviosismo, mayor excitación, sentimientos de culpa, necesidad de quedar bien, etc.).
 _______________________________
 EL PROBLEMA:

MEDICINA. El 95% de las personas que sufren infartos en España no recibe rehabilitación cardiaca

Según señala la Sociedad Española de Rehabilitación Cardiorrespiratoria (SORECAR) este dato es preocupante ya que la incidencia anual de infartos en España es de 68.500 casos

Pese a la falta de recursos para destinar a todas las necesidades de salud de la población, y especialmente en todos los problemas de salud que requieren rehabilitación, en el caso de la rehabilitación cardíaca podemos argumentar que,  puesto que científicamente se ha demostrado que se puede salvar vidas evitando eventos indeseables, incluírla es una obligación, y una responsabilidad. 
Entre los problemas que existen para hacer más unidades de rehabilitación cardíca está la falta de entendimiento entre los diferentes colectivos proferionales y servicios implicados, la falta de presupuesto y apoyo institucionaly la falta de conocimiento.

 Para este último problema es muy recomendable el 10º Curso Teórico Práctico de la SORECAR: Actualización en rehabilitación cardíca. 

Arriba algunos libros de rehabilitación cardíaca, el primero: Rehabilitación Cardíaca en Atención Primaria.

 La prevención de factores de riesgo (tanto de forma primaria, antes del infarto como secundaría, depués de haber padecido un infarto), el consejo sobre hábitos de vida y el seguimiento y consejo de los médicos de primaria salvan vidas sin aparentes grandes heroicidades: hacer esto en consultas de 5 a 10 minutos es un reto.

________________________________
Por otro lado 

La prevención podría evitar un 30% de muertes por infarto de corazón

Algunos libros de rehabilitación cardíaca:




La BACR es la British Association for Cardiac Rehabilitation (BACR) .


www.enfermeriaencardiologia.com
Manual de enfermería: prevención y rehabilitación cardíaca. También los profesionales de enfermería salvan vidas: el consejo sobre factores de riesgo y hábitos de vida es una responsabilidad de todos los profesionales sanitarios. 

Factores de riesgo para morir de infarto:
 
Stress
Tabaco
Alcohol
Obesidad
Colesterol
Vida Sedentaria
Hipertensión arterial
Enfermedades cardíacas en la familia
Mala gestión de recursos sanitarios,
No hay rehabilitación cardíaca en tu ciudad


¿Por qué si está tan claro que las personas necesitamos ayuda para cambiar de hábitos de vida no hay suficientes profesionales que nos ayuden? La prevención es la medicina más rentable siempre. Sin embargo invertimos la mayor parte de nuestro dinero para sanidad en terapias cada vez más caras. Por falta de prevención y hábitos de vida poco saludables nuestros fabulosos sistemas de salud están desbordados y vemos por primera vez algo difícil de comprender: pese a las mejoras en salud la esperanza de vida de algunos países disminuye: las causas principales son la mala dieta, la falta de ejercicio, el tabaco… 

Coronary Heart Disease Prevention. A handbook for the health-care team.
Prevención de la enfermedad coronaria, un manual para el equipo sanitario.


___________________________




 Manual de fisioterapia respiratoria y cardíaca.
Morir de amor.
Es una muerte muy romántica: morir de amor, por amor o haciendo el amor. Pero seamos prácticos: ¿a quien le interesa este romanticismo del siglo XIX? Definitivamente lo mejor es vivir para repetirlo.
Como decía el Perich, abstenerse de algunos placeres para vivir más tiempo solo sirve para vivir más tiempo absteniendose de algunos placeres. Un consejo que nunca daría como médico, no vaya a ser que se lo tomen a la brava: fumen, beban y practiquen sexo sin protección ni seso. De todas formas la vida son todos esos pequeños placeres. Y aunque esté mal visto la búsqueda del placer, hasta cierto punto, es tambíen un objetivo legítimo de la vida humana. 
_________________________________
_________________________________

Todos hemos oído hablar de grandes personajes históricos que presuntamente murieron haciendo el amor:

Atila El rey de los hunos estaba en su momento álgido. Acababa de llegar a un acuerdo con el Papa León I y planeaba su mayor conquista: Roma. En el año 453, se casó con su duodécima esposa, Ilico, una bella y joven muchacha germana. El esfuerzo de la noche de bodas pudo con él, y apareció muerto a causa de una hemorragia nasal.

Papa León VII
Antes de llegar a Sumo Pontífice llevaba una sencilla vida como monje benedictino, pero pereció el 13 de julio de 939 de un infarto mientras mantenía relaciones sexuales.

Félix Faure
Fue nombrado presidente de la República Francesa en 1895, pero su mandato fue interrumpido por la muerte. El 16 de febrero de 1899 expiró con los pantalones bajados mientras una prostituta besaba apasionadamente su miembro. Se dice que la meretriz sufrió un desmayo del que tardó en reponerse.

Nelson Rockefeller
El multimillonario estadounidense murió el 26 de enero de 1979 a causa de un infarto. Se dijo que había fallecido en su oficina de Manhattan, pero los medios de comunicación dieron por hecho que había dado su último suspiro en su casa de Maine, mientras hacía el amor con su secretaria Megan Marshak. Él tenía 71 años y abundante sobrepeso. Ella, 45. Según esta versión, había tenido que luchar por quitárselo de encima antes de llamar a una ambulancia y por eso, cuando llegaron los servicios sanitarios, ya era tarde para reanimarlo.

Fuentes:
Urologic Clinics of North America. ‘The American Journal of Cardiology’ (vol. 92 y 93). ‘Sexualidad: Respuesta sexual humana, situaciones y problemas frecuentes’, Liliana Arias, médica familiar y sexóloga. ‘The American Journal of Cardiology’.

portafolio.com.co

Asesoría: Ricardo Vanegas Suárez, Asociación Colombiana de Medicina Física y Rehabilitación.
Más preguntas y respuestas:

medininca.blogspot.com

www.fundaciondelcorazon.com
Muy Interesante: Atila, Leon VII, Rockefeller

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: