Archive for the ‘Comentario de artículos científicos’ Category

Wii en rehabilitación, cada vez más datos para tomárselo en serio.

noviembre 18, 2010


Algunos artículos más sobre rehabilitación virtual, especialmente utilizando la Wii como herremienta para rehabilitación. Pronto hará falta una revisión ya que un tema tan concreto es motivo de numerosas publicaciones en diferentes revistas sobre biomecánica, rehabilitación y discapacidad, una muestra de los últimos (tan solo tienes que buscar (Wii y rehabilitation en Pub Med): 

Wuang YP, Chiang CS, Su CY, Wang CC.
Res Dev Disabil. 2010 Nov 9. [Epub ahead of print]PMID: 21071171 [PubMed – as supplied by publisher]Related citation
Hurkmans HL, van den Berg-Emons RJ, Stam HJ.
Arch Phys Med Rehabil. 2010 Oct;91(10):1577-81.PMID: 20875517 [PubMed – indexed for MEDLINE]Related citations
Levac D, Pierrynowski MR, Canestraro M, Gurr L, Leonard L, Neeley C.
Hum Mov Sci. 2010 Dec;29(6):1023-38. Epub 2010 Aug 17.PMID: 20724014 [PubMed – in process]Related citations
Fung V, So K, Park E, Ho A, Shaffer J, Chan E, Gomez M.
J Burn Care Res. 2010 Sep-Oct;31(5):768-75.PMID: 20628305 [PubMed – in process]Related citations
Yong Joo L, Soon Yin T, Xu D, Thia E, Pei Fen C, Kuah CW, Kong KH.
J Rehabil Med. 2010 May;42(5):437-41.PMID: 20544153 [PubMed – indexed for MEDLINE]Free ArticleRelated citations
Anderson F, Annett M, Bischof WF.
Stud Health Technol Inform. 2010;154:229-34.PMID: 20543303 [PubMed – indexed for MEDLINE]Related citations
González-Fernández M, Gil-Gómez JA, Alcañiz M, Noé E, Colomer C.
Stud Health Technol Inform. 2010;154:61-6.PMID: 20543271 [PubMed – indexed for MEDLINE]Related citations
(Este está escrito además por mis amigos Modesto Alcañíz y Carolina colomer, felicidades chicos)
Saposnik G, Teasell R, Mamdani M, Hall J, McIlroy W, Cheung D, Thorpe KE, Cohen LG, Bayley M; Stroke Outcome Research Canada (SORCan) Working Group.
Stroke. 2010 Jul;41(7):1477-84. Epub 2010 May 27.PMID: 20508185 [PubMed – indexed for MEDLINE]Related citations
.
Shih CH, Chang ML, Shih CT.
Res Dev Disabil. 2010 Sep-Oct;31(5):1047-53. Epub 2010 May 15.PMID: 20472393 [PubMed – indexed for MEDLINE]Related citations
Shih CH, Shih CT, Chu CL.
Res Dev Disabil. 2010 Jul-Aug;31(4):936-42. Epub 2010 Apr 9.PMID: 20381997 [PubMed – indexed for MEDLINE]Related citations
Saposnik G, Mamdani M, Bayley M, Thorpe KE, Hall J, Cohen LG, Teasell R; EVREST Steering Committee; EVREST Study Group for the Stroke Outcome Research Canada Working Group.
Int J Stroke. 2010 Feb;5(1):47-51.PMID: 20088994 [PubMed – indexed for MEDLINE]Related citations
Jovanov E, Hanish N, Courson V, Stidham J, Stinson H, Webb C, Denny K.
Conf Proc IEEE Eng Med Biol Soc. 2009;2009:2462-5.PMID: 19964961 [PubMed – indexed for MEDLINE]Related citations
Shih CH, Shih CT, Chiang MS.
Res Dev Disabil. 2010 Jan-Feb;31(1):281-6. Epub 2009 Oct 21.PMID: 19850444 [PubMed – indexed for MEDLINE]Related citations
Martin-Moreno J, Ruiz-Fernandez D, Soriano-Paya A, Jesus Berenguer-Miralles V.
Conf Proc IEEE Eng Med Biol Soc. 2008;2008:4836-9.PMID: 19163799 [PubMed – indexed for MEDLINE]Related citations
Aunque no lo mencionan en el título utilizan sensores de la Wii para ello. Además son de la Universidad de Alicante y también españoles. 
Clark R, Kraemer T.
J Geriatr Phys Ther. 2009;32(4):174-80.PMID: 20469567 [PubMed – indexed for MEDLINE]Related citations
Deutsch JE, Borbely M, Filler J, Huhn K, Guarrera-Bowlby P.
Phys Ther. 2008 Oct;88(10):1196-207. Epub 2008 Aug 8.PMID: 18689607 [PubMed – indexed for MEDLINE]Free ArticleRelated citations


Judith Deutsch es una de las persona más veteranas en rehabilitación virtual, tuve el placer de conocerla el año pasado y hablar con ella en perfecto español, además es autora de una revisión de la Cochrane sobre rehabilitación virtual en ACVA.

The Utility of a Video Game System in Rehabilitation of Burn and Noburn Patients.





 Exploring children`s movement characteristics during virtual reality video game play.


 Virtual reality as means to improve physical fitness of individuals at severe level of intellectual and developmental disability.


Lean on Wii: physical rehabilitation with virtual reality Wii peripherals.

Effectiveness of virtual reality using Wii gaming technology in children with Down syndrome.

¿Tiene la Wii aplicaciones para rehabilitación en traumatología?

Wiihabtherapy, un blog sobre rehabilitación con la Wii de Nintendo.

Wii Fit Plus: el método suave contra el dolor de espalda


Wii Balance Board podría remplazar a las plataformas que se utilizan en clínica

Un estudio publicado en la revista Gait and Posture   compara plataformas de uso clínico en rehabilitación y estudios  biomecánicos con la plataforma para Wii de Nintendo y resulta ser tan buena como para poder reemplazarlas.

Rehabilitación y videojuegos en el telediario.

La wii en el Diario Médico. ¿En qué quedamos?

Representantes del colectivo de fisioterapeutas españoles alertaban en prensa sobre riesgos de la Wii hace un año sin mencionar sus potenciales aplicaciones beneficiosas. Entre los riesgos incluían el infarto de miocardio, aunque los artículos que revisan el esfuerzo necesario para jugar eliminan esa posibilidad para prácticamente todos los juegos.
La Fundación Española del Corazón considera saludable un videojuego para la Wii

  La Sociedad Española de Cardiología y la Fundacióin Española del Corazón sin embargo tuvieron otro punto de vista sobre el corazón y la Wii.
 
 
Utilizando la Wii en rehabilitación. New Media Medicina del MIT

http://www.youtube.com/v/2TZp2_uriRo?fs=1&hl=es_ES


Videojuegos utilizados para rehabilitación. Lista de juegos de la Wii por patologías y objetivos.

REHAWIILITACIÓN


En fin, como conclusión yo insistiría en que hay cosas que no son para intentar en casa y que hay que dejar en manos de profesionales.



Autor: Samuel Franco Domínguez

Anuncios

¿Tiene la Wii aplicaciones para rehabilitación en traumatología?

abril 21, 2010

Wii-habilitación: ¿tiene algún papel en traumatología?

¿Tiene aplicaciones la Wii en rehabilitación de lesiones traumáticas? Eso es lo  que se preguntan desde el Kadoorie Centre for Critical Care Research and Education. (Kadoorie Trauma Research Centre) y la Universidad de Oxford. Publican sus conclusiones en la revista Injury: International Journal of the Care of the injured.

El artículo original al que me refiero en esta entrada puede leerse en sciencedirect  (gratis)

La idea principal es que para poder hacer programas de rehabilitación en el domicilio del paciente donde este deba hacer los ejercicios la  motivación es fundamental.

Podeís ver más cosas sobre rehabilitación con la Wii en:
www.wii-hab.com
wiihabmedicine.comY vídeos en  el canal de Youtube especial para ello aquí. 
También hay un grupo en Facebook sobre rehabilitación  con la Wii.
El artículo original al que me refiero en esta entrada puede leerse en sciencedirect  (gratis)

La revista Injury está indexada en PubMed.

El artículo es de la Universidad de Oxford, una pequeña universidad europea que una vez en la historia cambió para siempre el concepto de ciencia y conocimiento, un pequeño detalle. Desde hace años he visto la perplejidad en la cara de muchas personas cuando les dices que un videojuego puede utilizarse en rehabilitación. Pero ahora lo dice la Universidad de Oxford.
Siempre me ha llamado la atención cómo los hermanos Ford han llegado tan lejos: Henry, Alcan, Stan, Ox, Frank, eran familia numerosa.
Henry Ford y los coches, Alcaford y eso de las polillas, Stand Ox con las universidades de StandFord y OxFord y FrankFord con las salchicas del  mismo nombre.
Hasta ahora la relación de la Wii con la traumatología era más bien mala. Ahora sí se plantean utilizarla para rehabilitación en lugar de verla como una causa de lesiones. Esto parece más inteligente.
En wii Injury podeís ver cómo la gente se golpea jugando a la Wii. Ya sabeís, Wiitis, Nintendinitis, traumatismos y lesiones jugando a la Wii están de moda incluso aunque el traumatismo se produzca con la consola apagada. Aunque la  palma se la lleva Amanda Flowers que parece ser que se convirtió en adicta al sexo después de caerse de la Wii Balance Board.


En  fin, como Amanda Flowers, hay gente para todo y en general la prensa no es nada buena con los videojuegos ya que un ejemplo sirve para todo:

Ya sabeís, no estudieís demasiado.

Otra extraña relacción de la Wii con la traumatología es este  juego: Trauma Center, Second Opinión donde puedes jugar a ser un cruce entre Jack el Destripador y el Dr Menguele.
Podeís ver algunas imágenes del juego:

http://www.youtube.com/v/hBmZbaxTmJU&hl=es_ES&fs=1&
http://www.youtube.com/v/GV3XPsSpchE&hl=es_ES&fs=1&

¿Qué otras aplicaciones tendrá el mando de Nintendo?
En fin, ya lo llevamos diciendo muchas veces…
Nintendo Wii Remote for Computer Simulated Arm and Wrist Therapy 
Nintendo Wii as a Modality in TBI Rehabilitation
Research Shows Rehabilitation Benefits of Using Nintendo Wii
Using Nintendo Wii in Therapy

 No os perdaís:

http://www.wii-hab.com/

Autor: Samuel Franco Domínguez

Historia y futuro de la rehabilitación. El oplomoclion, Zander, pilates y los exoesqueletos robot.

junio 26, 2009

Rehabilitation History, J.M. Climent Barberá and Medicine History, Laín Entralgo.

En el último congreso de la SERMEF, Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física conseguí un libro de Historia de la Rehabilitación escrito por José M Climent. En él se menciona otro libro, este de Historia de la Medicina de Lain Entralgo (ambos están en la foto de arriba) que es imprescindible para comprender de donde venimos y hacia donde podemos ir en medicina. ¿Es también el libro de Climent imprescindible para comprender la rehabilitación? Yo opino que sí. Es posible que el libro pudiera ser mejor y espero que no se quede simplemente ahí y las nuevas edicciones sean cada vez mejores.Pulsa aquí y aquí, para ver más imágenes de la medicina del Renacimiento.

En el libro de Climent nos habla del Oplomoclion de Hyeronunys Fabricius d’Acquapendente, 1592. Un compendio de férulas renacentista que puestas todas juntas parecen una armadura donde vemos la fantasmal ausencia de la persona a la que deberían rodear. Es un fabuloso exoesqueleto del renacimiento. El libro en el que aparece es la Opera Quirúrgica.

Fuente de la imagen:
www.ctsnet.org/

Este libro fué escrito tan solo unos años después de otro libro maravilloso, De Arte Gymnastica de Hyeronimus Mercurialis que es también una referencia importante. Se puede leer oline aquí.

Estas férulas del Oplomoclion estaban hechas de cuero y de hierro, hoy las tenemos de termoplásticos y materiales sintéticos hipoalergénicos, antifúngicos e hidrófobos, más ligeras, más prácticas y desde luego mejores. A mi siguen recordándome a los exoesqueletos robóticos tan de moda, ¿a vosotros no? En la gimnasia de Hyeronimus Mercurialis vemos poleas, cuerdas, pesos y contrapesos, en la ortopedia de Hyeronunys Fabricius vemos resortes, ruedas dentadas y diferentes tipos de cierres. Toda la artesanía y la mecánica de la epoca.

En el libro de Climent también nos habla de Zander, 400 años depués la mecánica nos aporta algunas de las máquinas de ejercicios más sorpendentes.

Dr.G.Zanderimages.jpg
Dr. Gustav Zander
Jonas Gustav Wilhelm Zander (1835–1920) was a Swedish physician who invented a therapeutic method of exercise carried out by means of special apparatus such as that seen here (pictures down). Zander began his work in the 1860s and established the Zander Institute in London, where he published Mechanical Exercise: A Means of Cure (1883) before coming to New York. His hope was that his equipment, which employed gradual muscle resistance, would supplement normal gymnasiums that excluded women, older people, and “weakly” people of either sex. The Zander Institute was located at 20 Central Park South.

ALGUNAS MÁQUINAS DE EJERCICIOS DE GUSTAV ZANDER:



Es divertido ver las fotos de los antiguos forzudos aquella época y comprobar sus métodos de entrenamiento y ejercicios de la antigua gimnasia sueca o diferentes versiones del ejercicio que muchas veces se practicaban en el ejército o en gimnasios. Hay que saber de dónde venimos para saber en qué dirección estamos caminando.

www.oldtimestrongman.com/blog/labels/Gustav%20Zander.html

Han pasado 100 años. Los gimnastas de hoy hacen pilates con máquinas inspiradas por las que desarrolló Zander. ¿Cuales son las máquinas que utilizamos en rehabilitación? ¿Cual es el papel de la tecnología en la rehabilitación del siglo XXI?.

MÁQUINAS DE PILATES:

www.studioumanyc.com/zander.html
www.studioumanyc.com/zander.html
www.studioumanyc.com/zander.html
www.studioumanyc.com/zander.html

Han pasado también algunos años desde estas manos protésicas:

Mano protésica de Götz von Berlichingen (1480 – 1562)


Modelo digital de la mano protésica de DARPA

Otro modelo de mano protésica antigua del año 1600 (?)

Prótesis de diseño (ficticia pero cercana al futuro próximo)

¿Qué ha cambiado?

Comparemos algunas de las máquinas de Zander con las últimas tecnologías en rehabilitación:

.A la izquierda ARMIN III junto con un sistema de realidad virtual (2008),
.
Una de las máquinas de Zander para rehabilitación del miembro superior (1904).

Sistema de rehabilitación que integra un exoesqueleto robot y realidad virtual.

Integrando un robot y un sistema de feedback basado en videojuegos para rehabilitación del miembro superior.

Ni Zander ni Berlichingen pudieron imaginar lo que la electrónica junto con la mecánica (Mecatrónica) o la informática y la programación o la realidad virtual podían hacer.
Siglo XXI, los robots están aquí.
Ahora: si piensas que Gustav Zander y Götz von Berlichingen se adelantaron a su tiempo tal vez te interese saber qué viene después de hoy. Estos artículos en el JOURNAL OF NEUROENGINEERING AND REHABILITATION dan algunas pistas:

1- Exoskeletons and orthoses:

classification, design challenges and future directions

2- The exoskeletons are here

Parafraseando a Rodney A. Brooks director del Massachusetts Institute of Technology Computer Science and Artificial Intelligence Laboratory que en 2004 decía “Robots are here” anunciando lo que él considera el desarrollo en este campo para los próximos 20 años, este artículo nos avisa de lo que está por venir: los exosqueletos están aquí para quedarse. Se dedicarán a la rehabilitación, entre otras cosas. ¿Estaremos aquí para verlo?
Portada de uno de los libros de Rodney A. Brooks en español, uno de mis libros favoritos. No se trata de robots que exploran Marte o se hacen con el poder del planeta sino de máquinas que nos hacen la vida más fácil, sobre todo a las personas con divesidad funcional. Un libro muy recomendable y fácil de leer.
No os perdaís tampoco estos dos artículos y al resto de los publicados en el Journal of Neuroengineering and Rehabilitation sobre exoesqueletos:

1- Exoskeletons and orthoses:

classification, design challenges and future directions

2- The exoskeletons are here

“Los exoesqueletos pueden ayudar a pacientes con discapacidad neurológica a mejorar en su motricidad mediante entrenamiento con objetivos específicos”

Actualmente, las noticias en los medios de difusión hablan de forma rutinari sobre exoesqueletos robóticos como HAL, BLEEX, and XOS [2]. Incluso más recientemente, Honda a lanzado algunas novedades: su Stride Management Assist and their Bodyweight Support Assist [3].





“En 2029, las personas caminarán por la calle, en los comercios y sus hogares llevando exoesquelétos robóticos. Estos harán más fácil para las personas llevar pesos y caminar largas distancias, serán portátiles, estéticos y atractivos. Las clínicas de rehabilitación tendrán una serie de exoesqueletos disponibles para ayudar a pacientes que han sufrido una lesión medular, un ictus u otros lesiones neurológicas.Habrá algunos modelos diseñados como tecnología asistencial, de forma que los pacientes los llevaran todo el tiempo durante sus paseos y habrá otros modelso diseñados para rehabilitación que serán utiliados para entrenamiento motor en la clínica.”


Año 1666. Ortesis.

Autor: Samuel Franco Domínguez

Historia y futuro de la rehabilitación. El oplomoclion, Zander, pilates y los exoesqueletos robot.

junio 26, 2009
Rehabilitation History, J.M. Climent Barberá and Medicine History, Laín Entralgo.

En el último congreso de la SERMEF, Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física conseguí un libro de Historia de la Rehabilitación escrito por José M Climent. En él se menciona otro libro, este de Historia de la Medicina de Lain Entralgo (ambos están en la foto de arriba) que es imprescindible para comprender de donde venimos y hacia donde podemos ir en medicina. ¿Es también el libro de Climent imprescindible para comprender la rehabilitación? Yo opino que sí. Es posible que el libro pudiera ser mejor y espero que no se quede simplemente ahí y las nuevas edicciones sean cada vez mejores.
Pulsa aquí y aquí, para ver más imágenes de la medicina del Renacimiento.

En el libro de Climent nos habla del Oplomoclion de Hyeronunys Fabricius d’Acquapendente, 1592. Un compendio de férulas renacentista que puestas todas juntas parecen una armadura donde vemos la fantasmal ausencia de la persona a la que deberían rodear. Es un fabuloso exoesqueleto del renacimiento. El libro en el que aparece es la Opera Quirúrgica.

Fuente de la imagen:
www.ctsnet.org/

Este libro fué escrito tan solo unos años después de otro libro maravilloso, De Arte Gymnastica de Hyeronimus Mercurialis que es también una referencia importante. Se puede leer oline aquí.

Estas férulas del Oplomoclion estaban hechas de cuero y de hierro, hoy las tenemos de termoplásticos y materiales sintéticos hipoalergénicos, antifúngicos e hidrófobos, más ligeras, más prácticas y desde luego mejores. A mi siguen recordándome a los exoesqueletos robóticos tan de moda, ¿a vosotros no? En la gimnasia de Hyeronimus Mercurialis vemos poleas, cuerdas, pesos y contrapesos, en la ortopedia de Hyeronunys Fabricius vemos resortes, ruedas dentadas y diferentes tipos de cierres. Toda la artesanía y la mecánica de la epoca.

En el libro de Climent también nos habla de Zander, 400 años depués la mecánica nos aporta algunas de las máquinas de ejercicios más sorpendentes.

Dr.G.Zanderimages.jpg

Dr. Gustav Zander


Jonas Gustav Wilhelm Zander (1835–1920) was a Swedish physician who invented a therapeutic method of exercise carried out by means of special apparatus such as that seen here (pictures down). Zander began his work in the 1860s and established the Zander Institute in London, where he published Mechanical Exercise: A Means of Cure (1883) before coming to New York. His hope was that his equipment, which employed gradual muscle resistance, would supplement normal gymnasiums that excluded women, older people, and “weakly” people of either sex. The Zander Institute was located at 20 Central Park South.

ALGUNAS MÁQUINAS DE EJERCICIOS DE GUSTAV ZANDER:



Es divertido ver las fotos de los antiguos forzudos aquella época y comprobar sus métodos de entrenamiento y ejercicios de la antigua gimnasia sueca o diferentes versiones del ejercicio que muchas veces se practicaban en el ejército o en gimnasios. Hay que saber de dónde venimos para saber en qué dirección estamos caminando.

www.oldtimestrongman.com/blog/labels/Gustav%20Zander.html

Han pasado 100 años. Los gimnastas de hoy hacen pilates con máquinas inspiradas por las que desarrolló Zander. ¿Cuales son las máquinas que utilizamos en rehabilitación? ¿Cual es el papel de la tecnología en la rehabilitación del siglo XXI?.

MÁQUINAS DE PILATES:

www.studioumanyc.com/zander.html
www.studioumanyc.com/zander.html
www.studioumanyc.com/zander.html
www.studioumanyc.com/zander.html

Han pasado también algunos años desde estas manos protésicas:

Mano protésica de Götz von Berlichingen (1480 – 1562)


Modelo digital de la mano protésica de DARPA

Otro modelo de mano protésica antigua del año 1600 (?)

Prótesis de diseño (ficticia pero cercana al futuro próximo)

¿Qué ha cambiado?

Comparemos algunas de las máquinas de Zander con las últimas tecnologías en rehabilitación:

.A la izquierda ARMIN III junto con un sistema de realidad virtual (2008),
.

Una de las máquinas de Zander para rehabilitación del miembro superior (1904).

Sistema de rehabilitación que integra un exoesqueleto robot y realidad virtual.

Integrando un robot y un sistema de feedback basado en videojuegos para rehabilitación del miembro superior.

Ni Zander ni Berlichingen pudieron imaginar lo que la electrónica junto con la mecánica (Mecatrónica) o la informática y la programación o la realidad virtual podían hacer.
Siglo XXI, los robots están aquí.
Ahora: si piensas que Gustav Zander y Götz von Berlichingen se adelantaron a su tiempo tal vez te interese saber qué viene después de hoy. Estos artículos en el JOURNAL OF NEUROENGINEERING AND REHABILITATION dan algunas pistas:

1- Exoskeletons and orthoses:

classification, design challenges and future directions

2- The exoskeletons are here

Parafraseando a Rodney A. Brooks director del Massachusetts Institute of Technology Computer Science and Artificial Intelligence Laboratory que en 2004 decía “Robots are here” anunciando lo que él considera el desarrollo en este campo para los próximos 20 años, este artículo nos avisa de lo que está por venir: los exosqueletos están aquí para quedarse. Se dedicarán a la rehabilitación, entre otras cosas. ¿Estaremos aquí para verlo?

Portada de uno de los libros de Rodney A. Brooks en español, uno de mis libros favoritos. No se trata de robots que exploran Marte o se hacen con el poder del planeta sino de máquinas que nos hacen la vida más fácil, sobre todo a las personas con divesidad funcional. Un libro muy recomendable y fácil de leer.
No os perdaís tampoco estos dos artículos y al resto de los publicados en el Journal of Neuroengineering and Rehabilitation sobre exoesqueletos:

1- Exoskeletons and orthoses:

classification, design challenges and future directions

2- The exoskeletons are here

“Los exoesqueletos pueden ayudar a pacientes con discapacidad neurológica a mejorar en su motricidad mediante entrenamiento con objetivos específicos”

Actualmente, las noticias en los medios de difusión hablan de forma rutinari sobre exoesqueletos robóticos como HAL, BLEEX, and XOS [2]. Incluso más recientemente, Honda a lanzado algunas novedades: su Stride Management Assist and their Bodyweight Support Assist [3].





“En 2029, las personas caminarán por la calle, en los comercios y sus hogares llevando exoesquelétos robóticos. Estos harán más fácil para las personas llevar pesos y caminar largas distancias, serán portátiles, estéticos y atractivos. Las clínicas de rehabilitación tendrán una serie de exoesqueletos disponibles para ayudar a pacientes que han sufrido una lesión medular, un ictus u otros lesiones neurológicas.Habrá algunos modelos diseñados como tecnología asistencial, de forma que los pacientes los llevaran todo el tiempo durante sus paseos y habrá otros modelso diseñados para rehabilitación que serán utiliados para entrenamiento motor en la clínica.”


Año 1666. Ortesis.

Autor: Samuel Franco Domínguez

Miles de pacientes con dolor de espalda son expuestos a tratamientos inútiles y peligrosos

marzo 21, 2009

REIDE

Centro Cochrane Iberoamericano.

Así de clarito lo decían en el Médico Interactivo:
Miles de pacientes con dolor de espalda son expuestos a tratamientos inútiles y peligrosos.Y no he podido ver el artículo original, pero así lo afirmaron sus responsables en la presentación d
el estudio ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?‘, respaldado por la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE), la Fundación Kovacs y el Centro Cochrane Iberoamericano.. Y que ha salido publicado en la revista SPINE.

Spine

¿Seremos nosotros los que lo estaremos haciendo mal?

Fundación Kovacs

Entre los autores está el doctor Francisco M. Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) y el doctor Gerard Urrutia, del Centro Cochrane Iberoamericano.

Spine:
1 March 2009 – Volume 34 – Issue 5 – pp 423-430
doi: 10.1097/BRS.0b013e318198c962
Editorial
Clinical Research: Is the Spine Field a Mine Field?

Carragee, Eugene J.; Deyo, Richard A.; Kovacs, Francisco M.; Peul, Wilco C.; Lurie, Jon D.; Urrútia, Gerard; Corbin, Terry P.; Schoene, Mark L.

En los comentarios de la noticia hablan de la
intervención neurorreflejoterápica (NRT) tratamiento avalado por Kovacs para el tratamiento de espalda y que consiste en dejar unas grapas quirúrgicas colocadas sobre la espalda del paciente hasta tres meses para tratar el dolor. Es como si cada uno barriera para su casa un poco, ¿no?

Más información sobre la intervención neurorreflejoterápica (NRT) en el Web de la espalda.
Sin duda, como ellos mismos dicen hay que hacer más estudios de las más de 200 técnicas y fármacos que afirman se usan actualemente para tratar el dolor de espalda. El dolor de espalda es aún algo sobre lo que por más que se diga, se haga y se trate de hacer los resultados con mediocres y los pacientes demasiados.
¿Qué podemos hacer? ¿Quienes deben hacerlo?


El médico Interactivo:
Redacción

Se ha presentado el estudio ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?’, respaldado por la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda, la Fundación Kovacs y el Centro Cochrane Iberoamericano

Madrid (18-3-09).
-El dolor lumbar, o lumbalgia mecánica es una de las causas más frecuentes de atención médica en los países industrializados. Para tratarla, actualmente se usan más de 200 tipos de medicamentos, inyecciones, técnicas quirúrgicas, implantes y otros productos sanitarios, y su número crece constantemente. Pero la mayoría de ellos no ha demostrado científicamente ser eficaz, seguro ni eficiente, mientras que se infrautilizan otros que sí han demostrado serlo. Eso conlleva riesgos innecesarios para los pacientes, y un coste superfluo para los Sistemas de Salud. De hecho, la introducción de nuevas tecnologías sanitarias es el principal motivo del incremento exponencial del gasto sanitario que está amenazando la sostenibilidad de los Sistemas de Salud.

Se ha presentado el estudio ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?’, respaldado por la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda y la Fundación Kovacs.

También otras tecnologías, como las infiltraciones intradiscales de corticoides, los aparatos de tracción, o muchos implantes para reforzar la fusión vertebral, se están aplicando a los pacientes sin haber comprobado previamente si son eficaces o si sus riesgos están justificados. Al mismo tiempo, se ha ido conociendo la existencia de múltiples becas de investigación ficticias y otros incentivos económicos que ligan a algunos médicos e investigadores con ciertos sectores de la industria sanitaria.

En este contexto, la publicación de casos en los que los pacientes han sufrido complicaciones graves por someterse a tecnologías que posteriormente han demostrado ser inútiles, está mermando su credibilidad en los médicos, los Sistemas de Salud y las autoridades sanitarias.

En el artículo ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?’, que publica la revista científica Spine, un grupo de los principales expertos internacionales en el ámbito de la espalda, entre los que se incluyen dos españoles, analizan las causas que han llevado a esta situación y definen las medidas necesarias para solucionarla.

Mientras que médicos y pacientes quieren tratamientos que mejoren los resultados de los vigentes -por lo que necesitan que los resultados de las nuevas tecnologías se comparen con éstos-, la industria quiere desarrollar nuevos productos para comercializarlos -por lo que intenta venderlos sin evaluarlos antes, y si es obligada a hacerlo los compara con tratamientos obsoletos o ineficaces-.

“Además –afirma el doctor Francisco M. Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) y uno de los coautores españoles del artículo-, la industria usa estrategias cuestionables para maximizar sus ventas. Por ejemplo, patrocina estudios que no evalúan los aspectos verdaderamente importantes para la evolución de los pacientes, sino que se centran en aspectos nimios en los que sus productos parecen ser ventajosos, aunque en la práctica no supongan ninguna mejora real. Además, suele manipular a su favor todas las fases de esos estudios (desde su diseño y la definición de sus objetivos, al análisis de sus resultados), y en numerosos casos influye en su publicación, aumentando artificialmente el número de publicaciones de los resultados favorables, impidiendo o retrasando la difusión de los desfavorables”. Por otra parte, tal y como apunta el artículo, la financiación de la industria es esencial para muchas Sociedades profesionales, lo que le permite influir en sus decisiones y acallar sus críticas.

A ello se suma que las autoridades sanitarias no controlan con suficiente rigor el proceso de evaluación de las tecnologías sanitarias. De hecho, con frecuencia las tecnologías no farmacológicas (como los implantes o las prótesis), y todas las técnicas quirúrgicas, simplemente no se evalúan; se aplican directamente a los pacientes sin comprobar antes si son eficaces o seguras. Además, las autoridades tampoco disponen de mecanismos que les permitan recoger sistemáticamente todos los datos que genera el uso de una tecnología sanitaria en la práctica, cuyo análisis permitiría comprobar su efecto real, detectar rápidamente las complicaciones imprevistas, afinar su aplicación, evitar el coste inútil que supone su uso en casos inadecuados, y optimizar sus resultados.

Para el doctor Gerard Urrutia, del Centro Cochrane Iberoamericano y coautor del artículo, “la situación actual está cuestionando la calidad y la imparcialidad de las investigaciones científicas sobre las tecnologías sanitarias”. La tendencia actual está conduciendo a una atención médica ineficaz, innecesariamente peligrosa y cara. Además, al malgastar unos recursos limitados, restringe inapropiadamente el uso de tratamientos efectivos y dificulta la innovación. Y su coste, según recoge el artículo, está aumentando tan desproporcionadamente que amenaza la viabilidad de los Sistemas de Salud.

Por ello, los autores insisten en la necesidad de cambiar esta dinámica. Para ello es indispensable evaluar rigurosamente los verdaderos beneficios y riesgos de cualquier tecnología sanitaria antes, y no después, de que se aplique de manera asistencial, así como identificar claramente los casos específicos en los que está indicada.

Según ha demostrado otro artículo publicado recientemente en Spine, además resulta viable aplicar ese criterio. De hecho, la única tecnología sanitaria para las dolencias de la espalda que ha seguido el criterio que recomienda la comunidad científica internacional es una tecnología española, la intervención neurorreflejoterápica (NRT), cuya eficacia, seguridad, efectividad y eficiencia se evaluó rigurosamente antes de aplicarse en el Sistema Nacional de Salud y de la que se recogen todos los datos que emanan de su uso clínico para optimizar sus resultados.

El presente artículo insiste en la necesidad de que este modelo de evaluación previa y seguimiento constante se extienda a partir de ahora a todas las tecnologías sanitarias. “Seguir aplicando técnicas desarrolladas por motivos comerciales sin evaluarlas antes de manera rigurosa, merma la eficacia de la asistencia sanitaria, expone a los pacientes a riesgos innecesarios y supone derrochar los recursos sanitarios”, afirma los autores del presente artículo.

Los expertos no sólo realizan un estudio de la situación actual, sino que proponen soluciones concretas para evitarla. Éstas afectan a todas las partes; médicos, investigadores, autoridades, Sistemas de Salud e industria.

Los médicos deben familiarizarse con la Medicina Basada en la Evidencia, usar sólo los procedimientos sanitarios que han demostrado científicamente su eficacia y evitar relaciones económicas que puedan influir en sus decisiones. Por otro lado, los investigadores tienen que asegurar el proceso completo de los estudios (definición de objetivos, análisis e interpretación de datos y resultados, decisiones editoriales, y por supuesto, confirmar que todos los autores que figuran como tales lo sean).

Los expertos señalan que las autoridades sanitarias han de exigir la realización de ensayos clínicos aleatorizados antes de permitir la aplicación en pacientes de cualquier tecnología no farmacológica, ya que ningún otro tipo de estudio es válido para comprobar su eficacia o efectividad. También tendrían que exigir la realización de estudios comparativos entre productos o tecnologías similares y mecanismos estrictos de vigilancia post-comercialización, para conocer los resultados que cada tecnología obtiene en la práctica y afinar su uso.

Por su parte, es fundamental que los Servicios de Salud basen sus decisiones sobre qué tecnologías financiar en las pruebas científicas sobre su eficacia, seguridad, efectividad y eficiencia.


Fuente:
El médico Interactivo.

Miles de pacientes con dolor de espalda son expuestos a tratamientos inútiles y peligrosos

marzo 21, 2009

REIDE

Centro Cochrane Iberoamericano.

Así de clarito lo decían en el Médico Interactivo:
Miles de pacientes con dolor de espalda son expuestos a tratamientos inútiles y peligrosos.Y no he podido ver el artículo original, pero así lo afirmaron sus responsables en la presentación d
el estudio ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?‘, respaldado por la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE), la Fundación Kovacs y el Centro Cochrane Iberoamericano.. Y que ha salido publicado en la revista SPINE.

Spine

¿Seremos nosotros los que lo estaremos haciendo mal?

Fundación Kovacs

Entre los autores está el doctor Francisco M. Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) y el doctor Gerard Urrutia, del Centro Cochrane Iberoamericano.

Spine:
1 March 2009 – Volume 34 – Issue 5 – pp 423-430
doi: 10.1097/BRS.0b013e318198c962
Editorial
Clinical Research: Is the Spine Field a Mine Field?

Carragee, Eugene J.; Deyo, Richard A.; Kovacs, Francisco M.; Peul, Wilco C.; Lurie, Jon D.; Urrútia, Gerard; Corbin, Terry P.; Schoene, Mark L.

En los comentarios de la noticia hablan de la
intervención neurorreflejoterápica (NRT) tratamiento avalado por Kovacs para el tratamiento de espalda y que consiste en dejar unas grapas quirúrgicas colocadas sobre la espalda del paciente hasta tres meses para tratar el dolor. Es como si cada uno barriera para su casa un poco, ¿no?

Más información sobre la intervención neurorreflejoterápica (NRT) en el Web de la espalda.
Sin duda, como ellos mismos dicen hay que hacer más estudios de las más de 200 técnicas y fármacos que afirman se usan actualemente para tratar el dolor de espalda. El dolor de espalda es aún algo sobre lo que por más que se diga, se haga y se trate de hacer los resultados con mediocres y los pacientes demasiados.
¿Qué podemos hacer? ¿Quienes deben hacerlo?


El médico Interactivo:
Redacción

Se ha presentado el estudio ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?’, respaldado por la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda, la Fundación Kovacs y el Centro Cochrane Iberoamericano

Madrid (18-3-09).
-El dolor lumbar, o lumbalgia mecánica es una de las causas más frecuentes de atención médica en los países industrializados. Para tratarla, actualmente se usan más de 200 tipos de medicamentos, inyecciones, técnicas quirúrgicas, implantes y otros productos sanitarios, y su número crece constantemente. Pero la mayoría de ellos no ha demostrado científicamente ser eficaz, seguro ni eficiente, mientras que se infrautilizan otros que sí han demostrado serlo. Eso conlleva riesgos innecesarios para los pacientes, y un coste superfluo para los Sistemas de Salud. De hecho, la introducción de nuevas tecnologías sanitarias es el principal motivo del incremento exponencial del gasto sanitario que está amenazando la sostenibilidad de los Sistemas de Salud.

Se ha presentado el estudio ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?’, respaldado por la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda y la Fundación Kovacs.

También otras tecnologías, como las infiltraciones intradiscales de corticoides, los aparatos de tracción, o muchos implantes para reforzar la fusión vertebral, se están aplicando a los pacientes sin haber comprobado previamente si son eficaces o si sus riesgos están justificados. Al mismo tiempo, se ha ido conociendo la existencia de múltiples becas de investigación ficticias y otros incentivos económicos que ligan a algunos médicos e investigadores con ciertos sectores de la industria sanitaria.

En este contexto, la publicación de casos en los que los pacientes han sufrido complicaciones graves por someterse a tecnologías que posteriormente han demostrado ser inútiles, está mermando su credibilidad en los médicos, los Sistemas de Salud y las autoridades sanitarias.

En el artículo ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?’, que publica la revista científica Spine, un grupo de los principales expertos internacionales en el ámbito de la espalda, entre los que se incluyen dos españoles, analizan las causas que han llevado a esta situación y definen las medidas necesarias para solucionarla.

Mientras que médicos y pacientes quieren tratamientos que mejoren los resultados de los vigentes -por lo que necesitan que los resultados de las nuevas tecnologías se comparen con éstos-, la industria quiere desarrollar nuevos productos para comercializarlos -por lo que intenta venderlos sin evaluarlos antes, y si es obligada a hacerlo los compara con tratamientos obsoletos o ineficaces-.

“Además –afirma el doctor Francisco M. Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) y uno de los coautores españoles del artículo-, la industria usa estrategias cuestionables para maximizar sus ventas. Por ejemplo, patrocina estudios que no evalúan los aspectos verdaderamente importantes para la evolución de los pacientes, sino que se centran en aspectos nimios en los que sus productos parecen ser ventajosos, aunque en la práctica no supongan ninguna mejora real. Además, suele manipular a su favor todas las fases de esos estudios (desde su diseño y la definición de sus objetivos, al análisis de sus resultados), y en numerosos casos influye en su publicación, aumentando artificialmente el número de publicaciones de los resultados favorables, impidiendo o retrasando la difusión de los desfavorables”. Por otra parte, tal y como apunta el artículo, la financiación de la industria es esencial para muchas Sociedades profesionales, lo que le permite influir en sus decisiones y acallar sus críticas.

A ello se suma que las autoridades sanitarias no controlan con suficiente rigor el proceso de evaluación de las tecnologías sanitarias. De hecho, con frecuencia las tecnologías no farmacológicas (como los implantes o las prótesis), y todas las técnicas quirúrgicas, simplemente no se evalúan; se aplican directamente a los pacientes sin comprobar antes si son eficaces o seguras. Además, las autoridades tampoco disponen de mecanismos que les permitan recoger sistemáticamente todos los datos que genera el uso de una tecnología sanitaria en la práctica, cuyo análisis permitiría comprobar su efecto real, detectar rápidamente las complicaciones imprevistas, afinar su aplicación, evitar el coste inútil que supone su uso en casos inadecuados, y optimizar sus resultados.

Para el doctor Gerard Urrutia, del Centro Cochrane Iberoamericano y coautor del artículo, “la situación actual está cuestionando la calidad y la imparcialidad de las investigaciones científicas sobre las tecnologías sanitarias”. La tendencia actual está conduciendo a una atención médica ineficaz, innecesariamente peligrosa y cara. Además, al malgastar unos recursos limitados, restringe inapropiadamente el uso de tratamientos efectivos y dificulta la innovación. Y su coste, según recoge el artículo, está aumentando tan desproporcionadamente que amenaza la viabilidad de los Sistemas de Salud.

Por ello, los autores insisten en la necesidad de cambiar esta dinámica. Para ello es indispensable evaluar rigurosamente los verdaderos beneficios y riesgos de cualquier tecnología sanitaria antes, y no después, de que se aplique de manera asistencial, así como identificar claramente los casos específicos en los que está indicada.

Según ha demostrado otro artículo publicado recientemente en Spine, además resulta viable aplicar ese criterio. De hecho, la única tecnología sanitaria para las dolencias de la espalda que ha seguido el criterio que recomienda la comunidad científica internacional es una tecnología española, la intervención neurorreflejoterápica (NRT), cuya eficacia, seguridad, efectividad y eficiencia se evaluó rigurosamente antes de aplicarse en el Sistema Nacional de Salud y de la que se recogen todos los datos que emanan de su uso clínico para optimizar sus resultados.

El presente artículo insiste en la necesidad de que este modelo de evaluación previa y seguimiento constante se extienda a partir de ahora a todas las tecnologías sanitarias. “Seguir aplicando técnicas desarrolladas por motivos comerciales sin evaluarlas antes de manera rigurosa, merma la eficacia de la asistencia sanitaria, expone a los pacientes a riesgos innecesarios y supone derrochar los recursos sanitarios”, afirma los autores del presente artículo.

Los expertos no sólo realizan un estudio de la situación actual, sino que proponen soluciones concretas para evitarla. Éstas afectan a todas las partes; médicos, investigadores, autoridades, Sistemas de Salud e industria.

Los médicos deben familiarizarse con la Medicina Basada en la Evidencia, usar sólo los procedimientos sanitarios que han demostrado científicamente su eficacia y evitar relaciones económicas que puedan influir en sus decisiones. Por otro lado, los investigadores tienen que asegurar el proceso completo de los estudios (definición de objetivos, análisis e interpretación de datos y resultados, decisiones editoriales, y por supuesto, confirmar que todos los autores que figuran como tales lo sean).

Los expertos señalan que las autoridades sanitarias han de exigir la realización de ensayos clínicos aleatorizados antes de permitir la aplicación en pacientes de cualquier tecnología no farmacológica, ya que ningún otro tipo de estudio es válido para comprobar su eficacia o efectividad. También tendrían que exigir la realización de estudios comparativos entre productos o tecnologías similares y mecanismos estrictos de vigilancia post-comercialización, para conocer los resultados que cada tecnología obtiene en la práctica y afinar su uso.

Por su parte, es fundamental que los Servicios de Salud basen sus decisiones sobre qué tecnologías financiar en las pruebas científicas sobre su eficacia, seguridad, efectividad y eficiencia.


Fuente:
El médico Interactivo.

Miles de pacientes con dolor de espalda son expuestos a tratamientos inútiles y peligrosos

marzo 21, 2009

REIDE

Centro Cochrane Iberoamericano.

Así de clarito lo decían en el Médico Interactivo:
Miles de pacientes con dolor de espalda son expuestos a tratamientos inútiles y peligrosos.
Y no he podido ver el artículo original, pero así lo afirmaron sus responsables en la presentación d
el estudio ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?‘, respaldado por la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE), la Fundación Kovacs y el Centro Cochrane Iberoamericano.. Y que ha salido publicado en la revista SPINE.

Spine

¿Seremos nosotros los que lo estaremos haciendo mal?

Fundación Kovacs

Entre los autores está el doctor Francisco M. Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) y el doctor Gerard Urrutia, del Centro Cochrane Iberoamericano.


Spine:
1 March 2009 – Volume 34 – Issue 5 – pp 423-430
doi: 10.1097/BRS.0b013e318198c962
Editorial
Clinical Research: Is the Spine Field a Mine Field?

Carragee, Eugene J.; Deyo, Richard A.; Kovacs, Francisco M.; Peul, Wilco C.; Lurie, Jon D.; Urrútia, Gerard; Corbin, Terry P.; Schoene, Mark L.

En los comentarios de la noticia hablan de la
intervención neurorreflejoterápica (NRT) tratamiento avalado por Kovacs para el tratamiento de espalda y que consiste en dejar unas grapas quirúrgicas colocadas sobre la espalda del paciente hasta tres meses para tratar el dolor. Es como si cada uno barriera para su casa un poco, ¿no?

Más información sobre la intervención neurorreflejoterápica (NRT) en el Web de la espalda.

Sin duda, como ellos mismos dicen hay que hacer más estudios de las más de 200 técnicas y fármacos que afirman se usan actualemente para tratar el dolor de espalda. El dolor de espalda es aún algo sobre lo que por más que se diga, se haga y se trate de hacer los resultados con mediocres y los pacientes demasiados.
¿Qué podemos hacer? ¿Quienes deben hacerlo?



El médico Interactivo:
Redacción

Se ha presentado el estudio ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?’, respaldado por la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda, la Fundación Kovacs y el Centro Cochrane Iberoamericano

Madrid (18-3-09).
-El dolor lumbar, o lumbalgia mecánica es una de las causas más frecuentes de atención médica en los países industrializados. Para tratarla, actualmente se usan más de 200 tipos de medicamentos, inyecciones, técnicas quirúrgicas, implantes y otros productos sanitarios, y su número crece constantemente. Pero la mayoría de ellos no ha demostrado científicamente ser eficaz, seguro ni eficiente, mientras que se infrautilizan otros que sí han demostrado serlo. Eso conlleva riesgos innecesarios para los pacientes, y un coste superfluo para los Sistemas de Salud. De hecho, la introducción de nuevas tecnologías sanitarias es el principal motivo del incremento exponencial del gasto sanitario que está amenazando la sostenibilidad de los Sistemas de Salud.

Se ha presentado el estudio ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?’, respaldado por la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda y la Fundación Kovacs.

También otras tecnologías, como las infiltraciones intradiscales de corticoides, los aparatos de tracción, o muchos implantes para reforzar la fusión vertebral, se están aplicando a los pacientes sin haber comprobado previamente si son eficaces o si sus riesgos están justificados. Al mismo tiempo, se ha ido conociendo la existencia de múltiples becas de investigación ficticias y otros incentivos económicos que ligan a algunos médicos e investigadores con ciertos sectores de la industria sanitaria.

En este contexto, la publicación de casos en los que los pacientes han sufrido complicaciones graves por someterse a tecnologías que posteriormente han demostrado ser inútiles, está mermando su credibilidad en los médicos, los Sistemas de Salud y las autoridades sanitarias.

En el artículo ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?’, que publica la revista científica Spine, un grupo de los principales expertos internacionales en el ámbito de la espalda, entre los que se incluyen dos españoles, analizan las causas que han llevado a esta situación y definen las medidas necesarias para solucionarla.

Mientras que médicos y pacientes quieren tratamientos que mejoren los resultados de los vigentes -por lo que necesitan que los resultados de las nuevas tecnologías se comparen con éstos-, la industria quiere desarrollar nuevos productos para comercializarlos -por lo que intenta venderlos sin evaluarlos antes, y si es obligada a hacerlo los compara con tratamientos obsoletos o ineficaces-.

“Además –afirma el doctor Francisco M. Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) y uno de los coautores españoles del artículo-, la industria usa estrategias cuestionables para maximizar sus ventas. Por ejemplo, patrocina estudios que no evalúan los aspectos verdaderamente importantes para la evolución de los pacientes, sino que se centran en aspectos nimios en los que sus productos parecen ser ventajosos, aunque en la práctica no supongan ninguna mejora real. Además, suele manipular a su favor todas las fases de esos estudios (desde su diseño y la definición de sus objetivos, al análisis de sus resultados), y en numerosos casos influye en su publicación, aumentando artificialmente el número de publicaciones de los resultados favorables, impidiendo o retrasando la difusión de los desfavorables”. Por otra parte, tal y como apunta el artículo, la financiación de la industria es esencial para muchas Sociedades profesionales, lo que le permite influir en sus decisiones y acallar sus críticas.

A ello se suma que las autoridades sanitarias no controlan con suficiente rigor el proceso de evaluación de las tecnologías sanitarias. De hecho, con frecuencia las tecnologías no farmacológicas (como los implantes o las prótesis), y todas las técnicas quirúrgicas, simplemente no se evalúan; se aplican directamente a los pacientes sin comprobar antes si son eficaces o seguras. Además, las autoridades tampoco disponen de mecanismos que les permitan recoger sistemáticamente todos los datos que genera el uso de una tecnología sanitaria en la práctica, cuyo análisis permitiría comprobar su efecto real, detectar rápidamente las complicaciones imprevistas, afinar su aplicación, evitar el coste inútil que supone su uso en casos inadecuados, y optimizar sus resultados.

Para el doctor Gerard Urrutia, del Centro Cochrane Iberoamericano y coautor del artículo, “la situación actual está cuestionando la calidad y la imparcialidad de las investigaciones científicas sobre las tecnologías sanitarias”. La tendencia actual está conduciendo a una atención médica ineficaz, innecesariamente peligrosa y cara. Además, al malgastar unos recursos limitados, restringe inapropiadamente el uso de tratamientos efectivos y dificulta la innovación. Y su coste, según recoge el artículo, está aumentando tan desproporcionadamente que amenaza la viabilidad de los Sistemas de Salud.

Por ello, los autores insisten en la necesidad de cambiar esta dinámica. Para ello es indispensable evaluar rigurosamente los verdaderos beneficios y riesgos de cualquier tecnología sanitaria antes, y no después, de que se aplique de manera asistencial, así como identificar claramente los casos específicos en los que está indicada.

Según ha demostrado otro artículo publicado recientemente en Spine, además resulta viable aplicar ese criterio. De hecho, la única tecnología sanitaria para las dolencias de la espalda que ha seguido el criterio que recomienda la comunidad científica internacional es una tecnología española, la intervención neurorreflejoterápica (NRT), cuya eficacia, seguridad, efectividad y eficiencia se evaluó rigurosamente antes de aplicarse en el Sistema Nacional de Salud y de la que se recogen todos los datos que emanan de su uso clínico para optimizar sus resultados.

El presente artículo insiste en la necesidad de que este modelo de evaluación previa y seguimiento constante se extienda a partir de ahora a todas las tecnologías sanitarias. “Seguir aplicando técnicas desarrolladas por motivos comerciales sin evaluarlas antes de manera rigurosa, merma la eficacia de la asistencia sanitaria, expone a los pacientes a riesgos innecesarios y supone derrochar los recursos sanitarios”, afirma los autores del presente artículo.

Los expertos no sólo realizan un estudio de la situación actual, sino que proponen soluciones concretas para evitarla. Éstas afectan a todas las partes; médicos, investigadores, autoridades, Sistemas de Salud e industria.

Los médicos deben familiarizarse con la Medicina Basada en la Evidencia, usar sólo los procedimientos sanitarios que han demostrado científicamente su eficacia y evitar relaciones económicas que puedan influir en sus decisiones. Por otro lado, los investigadores tienen que asegurar el proceso completo de los estudios (definición de objetivos, análisis e interpretación de datos y resultados, decisiones editoriales, y por supuesto, confirmar que todos los autores que figuran como tales lo sean).

Los expertos señalan que las autoridades sanitarias han de exigir la realización de ensayos clínicos aleatorizados antes de permitir la aplicación en pacientes de cualquier tecnología no farmacológica, ya que ningún otro tipo de estudio es válido para comprobar su eficacia o efectividad. También tendrían que exigir la realización de estudios comparativos entre productos o tecnologías similares y mecanismos estrictos de vigilancia post-comercialización, para conocer los resultados que cada tecnología obtiene en la práctica y afinar su uso.

Por su parte, es fundamental que los Servicios de Salud basen sus decisiones sobre qué tecnologías financiar en las pruebas científicas sobre su eficacia, seguridad, efectividad y eficiencia.


Fuente:
El médico Interactivo.

Miles de pacientes con dolor de espalda son expuestos a tratamientos inútiles y peligrosos

marzo 21, 2009

REIDE

Centro Cochrane Iberoamericano.

Así de clarito lo decían en el Médico Interactivo:
Miles de pacientes con dolor de espalda son expuestos a tratamientos inútiles y peligrosos.
Y no he podido ver el artículo original, pero así lo afirmaron sus responsables en la presentación d
el estudio ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?‘, respaldado por la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE), la Fundación Kovacs y el Centro Cochrane Iberoamericano.. Y que ha salido publicado en la revista SPINE.

Spine

¿Seremos nosotros los que lo estaremos haciendo mal?

Fundación Kovacs

Entre los autores está el doctor Francisco M. Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) y el doctor Gerard Urrutia, del Centro Cochrane Iberoamericano.


Spine:
1 March 2009 – Volume 34 – Issue 5 – pp 423-430
doi: 10.1097/BRS.0b013e318198c962
Editorial
Clinical Research: Is the Spine Field a Mine Field?

Carragee, Eugene J.; Deyo, Richard A.; Kovacs, Francisco M.; Peul, Wilco C.; Lurie, Jon D.; Urrútia, Gerard; Corbin, Terry P.; Schoene, Mark L.

En los comentarios de la noticia hablan de la
intervención neurorreflejoterápica (NRT) tratamiento avalado por Kovacs para el tratamiento de espalda y que consiste en dejar unas grapas quirúrgicas colocadas sobre la espalda del paciente hasta tres meses para tratar el dolor. Es como si cada uno barriera para su casa un poco, ¿no?

Más información sobre la intervención neurorreflejoterápica (NRT) en el Web de la espalda.

Sin duda, como ellos mismos dicen hay que hacer más estudios de las más de 200 técnicas y fármacos que afirman se usan actualemente para tratar el dolor de espalda. El dolor de espalda es aún algo sobre lo que por más que se diga, se haga y se trate de hacer los resultados con mediocres y los pacientes demasiados.
¿Qué podemos hacer? ¿Quienes deben hacerlo?



El médico Interactivo:
Redacción

Se ha presentado el estudio ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?’, respaldado por la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda, la Fundación Kovacs y el Centro Cochrane Iberoamericano

Madrid (18-3-09).
-El dolor lumbar, o lumbalgia mecánica es una de las causas más frecuentes de atención médica en los países industrializados. Para tratarla, actualmente se usan más de 200 tipos de medicamentos, inyecciones, técnicas quirúrgicas, implantes y otros productos sanitarios, y su número crece constantemente. Pero la mayoría de ellos no ha demostrado científicamente ser eficaz, seguro ni eficiente, mientras que se infrautilizan otros que sí han demostrado serlo. Eso conlleva riesgos innecesarios para los pacientes, y un coste superfluo para los Sistemas de Salud. De hecho, la introducción de nuevas tecnologías sanitarias es el principal motivo del incremento exponencial del gasto sanitario que está amenazando la sostenibilidad de los Sistemas de Salud.

Se ha presentado el estudio ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?’, respaldado por la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda y la Fundación Kovacs.

También otras tecnologías, como las infiltraciones intradiscales de corticoides, los aparatos de tracción, o muchos implantes para reforzar la fusión vertebral, se están aplicando a los pacientes sin haber comprobado previamente si son eficaces o si sus riesgos están justificados. Al mismo tiempo, se ha ido conociendo la existencia de múltiples becas de investigación ficticias y otros incentivos económicos que ligan a algunos médicos e investigadores con ciertos sectores de la industria sanitaria.

En este contexto, la publicación de casos en los que los pacientes han sufrido complicaciones graves por someterse a tecnologías que posteriormente han demostrado ser inútiles, está mermando su credibilidad en los médicos, los Sistemas de Salud y las autoridades sanitarias.

En el artículo ‘¿Es la investigación sobre dolencias de la espalda un campo minado?’, que publica la revista científica Spine, un grupo de los principales expertos internacionales en el ámbito de la espalda, entre los que se incluyen dos españoles, analizan las causas que han llevado a esta situación y definen las medidas necesarias para solucionarla.

Mientras que médicos y pacientes quieren tratamientos que mejoren los resultados de los vigentes -por lo que necesitan que los resultados de las nuevas tecnologías se comparen con éstos-, la industria quiere desarrollar nuevos productos para comercializarlos -por lo que intenta venderlos sin evaluarlos antes, y si es obligada a hacerlo los compara con tratamientos obsoletos o ineficaces-.

“Además –afirma el doctor Francisco M. Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) y uno de los coautores españoles del artículo-, la industria usa estrategias cuestionables para maximizar sus ventas. Por ejemplo, patrocina estudios que no evalúan los aspectos verdaderamente importantes para la evolución de los pacientes, sino que se centran en aspectos nimios en los que sus productos parecen ser ventajosos, aunque en la práctica no supongan ninguna mejora real. Además, suele manipular a su favor todas las fases de esos estudios (desde su diseño y la definición de sus objetivos, al análisis de sus resultados), y en numerosos casos influye en su publicación, aumentando artificialmente el número de publicaciones de los resultados favorables, impidiendo o retrasando la difusión de los desfavorables”. Por otra parte, tal y como apunta el artículo, la financiación de la industria es esencial para muchas Sociedades profesionales, lo que le permite influir en sus decisiones y acallar sus críticas.

A ello se suma que las autoridades sanitarias no controlan con suficiente rigor el proceso de evaluación de las tecnologías sanitarias. De hecho, con frecuencia las tecnologías no farmacológicas (como los implantes o las prótesis), y todas las técnicas quirúrgicas, simplemente no se evalúan; se aplican directamente a los pacientes sin comprobar antes si son eficaces o seguras. Además, las autoridades tampoco disponen de mecanismos que les permitan recoger sistemáticamente todos los datos que genera el uso de una tecnología sanitaria en la práctica, cuyo análisis permitiría comprobar su efecto real, detectar rápidamente las complicaciones imprevistas, afinar su aplicación, evitar el coste inútil que supone su uso en casos inadecuados, y optimizar sus resultados.

Para el doctor Gerard Urrutia, del Centro Cochrane Iberoamericano y coautor del artículo, “la situación actual está cuestionando la calidad y la imparcialidad de las investigaciones científicas sobre las tecnologías sanitarias”. La tendencia actual está conduciendo a una atención médica ineficaz, innecesariamente peligrosa y cara. Además, al malgastar unos recursos limitados, restringe inapropiadamente el uso de tratamientos efectivos y dificulta la innovación. Y su coste, según recoge el artículo, está aumentando tan desproporcionadamente que amenaza la viabilidad de los Sistemas de Salud.

Por ello, los autores insisten en la necesidad de cambiar esta dinámica. Para ello es indispensable evaluar rigurosamente los verdaderos beneficios y riesgos de cualquier tecnología sanitaria antes, y no después, de que se aplique de manera asistencial, así como identificar claramente los casos específicos en los que está indicada.

Según ha demostrado otro artículo publicado recientemente en Spine, además resulta viable aplicar ese criterio. De hecho, la única tecnología sanitaria para las dolencias de la espalda que ha seguido el criterio que recomienda la comunidad científica internacional es una tecnología española, la intervención neurorreflejoterápica (NRT), cuya eficacia, seguridad, efectividad y eficiencia se evaluó rigurosamente antes de aplicarse en el Sistema Nacional de Salud y de la que se recogen todos los datos que emanan de su uso clínico para optimizar sus resultados.

El presente artículo insiste en la necesidad de que este modelo de evaluación previa y seguimiento constante se extienda a partir de ahora a todas las tecnologías sanitarias. “Seguir aplicando técnicas desarrolladas por motivos comerciales sin evaluarlas antes de manera rigurosa, merma la eficacia de la asistencia sanitaria, expone a los pacientes a riesgos innecesarios y supone derrochar los recursos sanitarios”, afirma los autores del presente artículo.

Los expertos no sólo realizan un estudio de la situación actual, sino que proponen soluciones concretas para evitarla. Éstas afectan a todas las partes; médicos, investigadores, autoridades, Sistemas de Salud e industria.

Los médicos deben familiarizarse con la Medicina Basada en la Evidencia, usar sólo los procedimientos sanitarios que han demostrado científicamente su eficacia y evitar relaciones económicas que puedan influir en sus decisiones. Por otro lado, los investigadores tienen que asegurar el proceso completo de los estudios (definición de objetivos, análisis e interpretación de datos y resultados, decisiones editoriales, y por supuesto, confirmar que todos los autores que figuran como tales lo sean).

Los expertos señalan que las autoridades sanitarias han de exigir la realización de ensayos clínicos aleatorizados antes de permitir la aplicación en pacientes de cualquier tecnología no farmacológica, ya que ningún otro tipo de estudio es válido para comprobar su eficacia o efectividad. También tendrían que exigir la realización de estudios comparativos entre productos o tecnologías similares y mecanismos estrictos de vigilancia post-comercialización, para conocer los resultados que cada tecnología obtiene en la práctica y afinar su uso.

Por su parte, es fundamental que los Servicios de Salud basen sus decisiones sobre qué tecnologías financiar en las pruebas científicas sobre su eficacia, seguridad, efectividad y eficiencia.


Fuente:
El médico Interactivo.

Estimulación eléctrica funcional para miembro superior en ictus.

febrero 13, 2009

strokerehabasdf.jpg

La estimulación eléctrica funcional podría ayudar a los pacientes con ictus

MedGadget nos cuenta esta vez cómo la señal eléctrica recogida en músculos del codo puede controlar músculos paréticos del resto del antebrazo en pacientes que han sufrido un ictus. Es decir se consigue un Bypass neural electrónico para los músculos paréticos.

Lee el artículo en medGadget aquí.

Puedes verlo en las categorías de especilidad de MedGadget para Neurology y Rehab

Investigadores de la Universidad de Southampton (University of Southampton)

han recigido un premio del British Institute of Measurement and Control (InStMC)

por un artículo sobre un nuevo sistema que ayudaría a las personas que han sufrido un ictus a recuperar funcionalidad en sus brazos. Cuando el paciente mueve su brazo los electrodos cercanos al codo recogen la señal eléctrica y el aparato electrónico estimula músculos del antebrazo. Esto se llama Estimulación Eléctrica Funcional o FES por sus siglas en inglés.
Mediante este aparato se consigue un feedback necesario para reaprender habilidades motrices.

Este es el abstract del artículo:

The concept of ‘learned disuse’ is thought to be a significant barrier to recovery of sensory-motor function following a stroke. Unimpaired individuals learn new skills though practice, with feedback in various forms, but the problem facing the stroke patient is that they are unable to practice because of impaired motor control. Functional electrical stimulation (FES) can provide the experience for the patient of moving and consequently may limit the problem of learnt disuse and has been used with some success to improve recovery of upper limb motor control. Recent studies have shown that when stimulation is associated with a voluntary attempt to move the limb, improvement is enhanced but these techniques do not allow feedback that could be used to adjust stimulation parameters and thus provide more precise stimulation.

This paper describes the design and construction of an experimental test facility that has been designed as part of a current project whose aim is to investigate the use of iterative learning control (ILC) and related strategies to mediate the electrical stimulation applied to a number of muscles of the shoulder and upper limb of stroke patients.

Lanzamiento de prensa: Award for innovative stroke rehabilitation technology

Artículo original: An Experimental Facility for the Application of Iterative Learning Control as an Intervention Aid to Stroke Rehabilitation

Como conclusión a todo esto: suscribeté a la sección sobre rehabililacion de medgadget

Autor: Samuel Franco Domínguez

Mejor control para el brazo protésico de la próxima década.

febrero 13, 2009


Amanda Kitts

De nuevo medGadget nos trae una buena noticia sobre avances para rehabilitación, en concreto para protetización de miembro superior.
Podeís ver la entrada original aquí: http://www.medgadget.com/

La técnica Targeted Muscle Reinnervation mejora el control de las prótesis.

En MedGadget especialidad: Rehab

Investigadores del Instituto de Rehabilitacion de Chicago (Rehabilitation Institute of Chicago)

han publicado en el último número de JAMA resultados sobre el éxito con la nueva técnica quirúrgica para personas que usan prótesis de brazo. Esta técnica se llama Targeted Muscle Reinnervation(TMR), y lo que hace es unir los nervios amputados con un nuevo dispositivo protésico que mediante algunos algoritmos consigue un mejor control de la prótesis.

El Instituto de Rehabilitacion de Chicago (Rehabilitation Institute of Chicago) es el mejor centro de referencia para investigación en rehabilitación. Todos los miembros del equipo rehabilitador, y sobre todo todos los rehabilitadores deberían conocerlo.
Mira este vídeo de Amanda Kitts utilizando su prótesis.
http://www.youtube.com/

En la prensa:Journal Article Shows Targeted Muscle Reinnervation Patients Have Greater Control of Prosthetic Arms

Abstract in JAMA

Full paper…

Autor: Samuel Franco Domínguez